Os dejo la esperada entrevista a Mitohacker (@mitokondriac en Twitter) una de la cuentas revelación este 2018, je je. Consta de 22 preguntas, 14 mías y 8 de nuestros lectores. Las hemos numerado ya que al ser un documento largo (18.000 palabras) podéis querer leerlo en diferentes momentos. ¡Uno de mis artículos normales son unas 2.000 palabras! Aprovecho para dar las gracias a nuestro invitado por su tiempo y dedicación.

1) Buenos días, preséntate dinos a qué te dedicas y la formación que tienes, ¿por qué sabes tanto? o si al igual que yo eres autodidacta total :D

Hola Dani, lo primero decirte que creo que me he extendido un poco en general, espero no cansarte y perdona por la prosa que soy de ciencias, no de letras. En realidad, perdonadme todos si os vais a atrever a leer esto, no creo que lleguéis hasta el final…

Gracias Dani, pero no sé tanto, en realidad poco sé y además soy muy consciente de ello, de hecho junto con la curiosidad, siempre ha sido una de las actitudes que ha marcado mi vida y me ha mantenido a salvo de los grandes dogmas o de caer en verdades absolutas: “Sólo sé que no sé nada” y todo esto por culpa de mi abuelo.

Yo de pequeño tenía a mi abuelo idolatrado, él era médico, farmacéutico, profesor de bioquímica y jefe del servicio de análisis clínicos de un hospital en Bilbao, medía casi 2 metros, vestía impecable, era todo un señor, de los de antes, educado y muy respetado. En su casa había más libros que en muchas bibliotecas municipales… yo, sin embargo, un niño que vivía en un pueblecito, que callejeaba con su bici y jugaba al fútbol en campas donde aparecían colchones quemados junto a algunas jeringuillas, de esa época en la que las hogueras de San Juán se hacían en el barrio delante del portal. Así que yo pensaba que aquel señor tan importante lo tenía que saber todo, sin embargo me acuerdo de una conversación que me marcó, se me quedó grabada, en la que él, me intentaba explicar que no sabemos nada, que el método científico era erróneo, imperfecto, que está mal planteado, que la medicina es una disciplina empírica, equivocada en muchos aspectos y cambiante, pero que es lo que había y nos teníamos que conformar. Esta fue la idea que se me quedó de aquella conversación en un Seat 600 que él tenía y que aún conservo, en la que no entendí mucho, ya que yo tendría unos 12 años, salvo que la persona que para mí más sabía del mundo, al parecer no sabía nada. Ahora lo entiendo algo mejor.

Mi madre, ya jubilada, es farmacéutica, bióloga y fue profesora de genética en la universidad. Yo empecé a estudiar informática pero el primer año me cambié de carrera, yo pensaba que informática era rollo videojuegos pero que va, bastante más aburrida, es más, acabé odiando esa carrera, supongo que por eso ahora tengo tanta manía al wifi y a los móviles, jeje. Mi pasión era la biología, la salud, siempre lo fue. En la familia somos unos cuantos sanitarios (médicos, farmacéuticos, enfermeros), además ahora mi mujer estudia Dietética y Nutrición, así que el ambiente que me ha rodeado creo que habrá tenido algo que ver en mi interés por la salud.

La pasión por la nutrición la adquirí gracias al polémico Dr. Atkins… yo siempre había sido delgado hasta que en 1994 fui a vivir un año a los Estados Unidos y volví como una bola de sebo, no me reconocían ni mis amigos. Tenía 15 años y fui víctima de la maravillosa dieta americana que te puedes imaginar. Eso sí, “cómo la gocé” comiendo basura. A mi regreso, estuve 4 años inflamado y llegué a dar por hecho que yo era así, me acepté y no le daba mucha importancia al asunto… al recuperar la comida de casa, me deshinche un poco, pero estaba muy lejos de estar fino, vamos, que la madre de un amigo me llamaba cruasancito… hasta que con 20 años, por casualidad, le robé a mi madre de su biblioteca un libro titulado “La revolución dietética del Dr. Atkins”. No me lo leí por adelgazar, sino porque me gustaba leer temas de salud, pero me pareció tan interesante lo que contaba aquel loco americano que decidí llevarlo a cabo. Recuperé mi línea en 5 meses. Me quedé seco a base de cetosis. Increíble. Ahí es donde me di cuenta de que la alimentación tenía mucho poder y a partir de entonces, cada vez que cogía algún kilo de más, hacía caso a mi amigo el Dr. Atkins una temporadita ponía las cetonas a tope y listo. Nunca más volví a engordar, hacía algo de deporte y no comía muy bien porque me gustaba la mierda procesada, las chuches y zampar lo que sea además de salir de fiesta… para que voy a mentir, encima me daba igual porque tenía a Atkins en la recámara por si me pasaba…

Hace 7 años adquirí un negocio con 8 empleados y al de poco nació mi segundo hijo. La alimentación se me fue de las manos, volvía a estar inflamado hasta que el estrés y los problemas terminaron por llevarme a un box de un hospital al que entré con un Flutter y fibrilación auricular. Mi corazón se había puesto a 256 pulsaciones y tenía un pie más allá, pero justo antes de realizarme la cardioversión (chispazo) y gracias a la adenosina, mi corazón recuperó su ritmo (menos mal que tenemos la medicina de urgencia).

Siendo aun muy joven, acababa de pasar a formar parte de la maravillosa sección de enfermos crónicos que se deben medicar de por vida: Adiro100 y Bisoprolol 2,5 una al día, ejercicio moderado y evitar a toda costa esfuerzos intensos y cambios bruscos de temperatura según palabras del médico, sí, pasé a ser uno de esos que tienen que hacer caso al cartelito y abstenerse de entrar en la pila de agua fría en los SPAs (hoy día me hace gracia esto, ya que si fuese a un SPA, iba a ser el primer sitio donde iba a saltar, jeje). Odio los SPAs.

Me negué rotundamente a medicarme. Esta vez no lo iba a aceptar como cuando acepté que era “gordito” al volver de USA, esta vez la cosa era más sería y mi salud había tocado fondo así que sólo me mediqué el primer día. ¿Irresponsable? Ahora sé que no. En mi caso, mi salud está en mis manos y salvo para temas de urgencia, en los que la medicina tiene gran capacidad de rescate y cura, no tengo intención de hacer uso de la “medicina”, por el momento.

Con esto no estoy sugiriendo nada, por favor, simplemente considero que mi salud la gestiono yo hasta donde llego y entiendo que muchas personas no puedan pensar así y tengan que depender de los profesionales de bata blanca, sin embargo, cuando no nos queda más remedio que poner nuestra salud en manos de un médico, debemos asegurarnos de que es el mejor, porque como en todas partes, también hay profesionales catastróficos que con toda su buena voluntad pueden lastimarte en lugar de curarte.

Tras este susto, comencé mi parte de formación autodidacta, la no reglada, empecé a leer, a buscar información en internet, en youtube y a aprender del maravilloso mundo de la salud y la nutrición para poder mejorar y recuperar la salud que había perdido. Aprendí todo lo que no te enseñan en las universidades, supongo. Me metí en grupos de Facebook relacionados con la salud, grupos de Biohackers, grupos de gente que intentaba de alguna manera mejorar, de optimizar, de curar y fue en uno de estos grupos donde conocí a una chica Húngara que me abrió los ojos, me enseño que la pieza fundamental de la salud, más allá de la comida y el ejercicio es la luz, las mitocondrias, el sol. La influencia de la luz y los ritmos circadianos. Curiosamente ella no tiene formación científica y también es autodidacta como tú, sin embargo es una de las personas que más me ha enseñado. Creo que hoy día hay gente está aprendiendo a cuidarse bastante gracias a la fácil accesibilidad a la información. Aunque hay que tener mucho cuidado con esto ya que si te equivocas a la hora de escoger la información y los “gurús” a seguir, puedes acabar bastante mal parado.

Espero haberte respondido bien a la pregunta, lo poco que sé y cuanto me queda por aprender.

 

2) ¿Vas al gimnasio, estás interesado en esto del fitness y la composición corporal o únicamente en la salúd?

Ambas están unidas, la salud está ligada a una buena composición corporal. Aunque en el mundo del fitness al igual que en otras disciplinas se cometen excesos que empiezan a ir en contra de la salud.

No suelo ir al gimnasio. La verdad que no me gustan, me parece una forma de hacer ejercicio un poco artificial. Además están en sitios cerrados, bañados en luz artificial, que atenta directamente contra la salud, es un contrasentido. Me gustan más los movimientos naturales y sin reglar. Los últimos años he hecho calistenia. No busco hipertrofias, más propias de las máquinas de gimnasio. Que ojo, también tienen su lado bueno pero no son para mi.

Considero los gimnasios actuales como alternativas de esta sociedad mecanizada a los que no nos queda más remedio que acudir para suplir esa falta de libre ejercicio, que el simple hecho de vivir en la naturaleza nos daría en forma de trabajo o diversión. De niño estaba muy ágil y fino. No paraba. Luego me “pararon” y a partir de ahí me apunté a varios gimnasios para moverme…Hoy día, vuelvo a la naturaleza y juego con mis hijos todo lo que puedo. Salto, esprinto, levanto piedras, me subo a arboles, nado en la playa, en los lagos, levanto a mis hijos continuamente, no puedo estar quieto, en los columpios soy uno más… pero no lo hago consciente de los beneficios o como objetivo, simplemente me sale.

Me gusta el deporte al aire libre, me gustan los deportes que comienzan con el infinitivo “jugar a”, me gustaba el fútbol pero por una lesión de rodilla tuve que colgar las botas hace 2 años. También tuve que dejar las carreras de obstáculos que me parecían divertidas aunque voy a intentar hacer alguna más…

Ahora he recuperado el surf y estoy totalmente enganchado. El mar es uno de los mejores sitios para practicar Earthing o Grounding. Por fortuna vivo en la costa. El mar es naturaleza, lejos de los tóxicos humos, luces y ondas no naturales que bañan las ciudades y merman los entrenamientos. En el mar estás relajado, escuchas las olas, sientes el viento, el agua, la luz natural, la lluvia. En invierno me baño en aguas a 12 grados que mejoran la capacidad termogénica. También me gusta ir a la naturaleza a caminar, montes, playas, lo que sea pero sin darme grandes palizas.
Entre semana, entreno 2 ó 3 veces en un tatami que tengo en casa donde utilizo algunas barras y mancuernas. Rara vez corro más de 30 minutos, y menos en la ciudad cuyo aire está bastante contaminado. Me gustan los sprints en intervalos y los ejercicios tipo HIIT, tabatas y muchas veces entrenar en ayunas también… Realmente creo que busco más la salud que el “fitness o definición”, que entiendo que puede llegar a dar sentido a las vidas de muchas personas, y a muchas cuentas de Instagram, pero obsesionarme con esto no es para mí.

 

3) En Twitter defiendes que la alimentación tiene que ser estacional, acorde a lo que la naturaleza nos ofrece, y que por tanto en invierno deberíamos hacer cetosis y en verano comer muchas frutas y pocas grasas, ¿cómo es tu alimentación a grandes rasgos en cada uno de estos 2 periodos?

Agárrate que voy a desvariar mucho en esta respuesta y a dar patadas para todos los lados…

Lo de comer pocas grasas nunca pude haberlo dicho, quizá algo menos, jeje. Para responder esta pregunta debería escribir un libro. En la naturaleza todo son ritmos, ciclos, equilibrios. Las leyes de la naturaleza han forjado las bases de la biología. Los seres vivos, la vida, ha sido esculpida por el entorno que la ha rodeado y debería seguir siendo así, sin embargo evolutivamente la especie humana fue un paso más allá y adquirió la consciencia, el razonamiento y el desarrollo de su maravilloso cerebro que nos ha permitido dominar esas leyes y modificar radicalmente un montón de aspectos del entorno en el que vivimos, y lo que un día fue salvaje y natural pasó a ser domesticado y artificial (con sus pros y sus contras).

La civilización, nos ha dado muchas cosas buenas en varios aspectos de la vida, esto es innegable, sobre todo en el aspecto humano, social, científico, pero también nos ha robado cosas muy esenciales y nos ha inculcado hábitos y rutinas que atentan directamente contra nuestra salud. Tener la capacidad de dominar nuestro entorno y modificarlo nos ha salido bastante caro desde este punto de vista. La alimentación es un claro ejemplo de esto, por no hablar de la luz o el electromagnetismo… No conozco animales salvajes obesos ni diabéticos, que hagan ayunos voluntariamente, que se preocupende haber salido de cetosis por comer hidratos, que se miren en espejos todos los días, que enciendan luces para alargar el día o compartan fotos semidesnudos a la espera de likes…

Lo que procuro compartir es que las enfermedades neolíticas son más bien fruto de la vida moderna, de esta desconexión con la naturaleza y con sus ritmos, y nos hemos olvidado de que la alimentación también tiene sus ritmos…

En estas latitudes templadas (península ibérica), las estaciones están bastante marcadas y según aumenta la latitud, el invierno es más intenso y viceversa. Hasta hace muy pocos años (sólo unos 5000) no había granjas ni huertas, y sospecho que la implantación fue muy progresiva, lenta. Hasta entonces, la naturaleza preparaba la mesa… la agricultura fue un impacto tremendo, un gran cambio desde el punto de vista nutricional y fisiológico.

Agricultura y dieta paleolitica

El alimento quedó garantizado, un factor que hasta entonces era de alguna manera variable, paso a ser una constante, y los carbohidratos técnicamente ausentes o puntuales hasta la fecha, fueron ganando importancia forzosamente. Evidentemente con el tiempo nos hemos ido adaptando a esta nueva alimentación, emergente. También nuestra flora tuvo que adquirir nuevas cepas de bacterias fermentadoras y cómo no, nuestras mitocondrias se han ido adaptando al nuevo sustrato, porque no nos ha quedado más remedio. El cuerpo gracias a su flexibilidad ha podido aprovechar esta nueva combinación de nutrientes (seguramente garantizar el alimento y no tener que ir a buscarlo a diario ha sido el origen de la civilización). Lo que hay que tener claro es que adaptarse a un nuevo hábito “artificial”, no tiene por qué ser mejor en términos de salud y longevidad, esta es la clave. La salud no es tolerancia sino optimización.

La lógica y los estudios dicen que durante miles de años de evolución, y hablo siempre a nivel de clima templado, (siendo la última glaciación Würm, hace unos 80000 años además de haber glaciaciones menores posteriores) la alimentación se habría basado en la caza, pesca y recolección de algunas plantas y tubérculos comestibles además de bayas y frutos rojos en temporada a estas latitudes. En zonas más ecuatoriales, las frutas y los carbohidratos estaban más presentes.

Santimamiñe es el nombre de la cueva más cercana a mi casa, del periodo Magdaleniense (unos18000-9000 años) y en sus paredes aparecen caballos y bisontes, osos y antílopes. Cuando Barandiarán la descubrió, el acceso a la misma estaba totalmente bloqueado por restos de conchas, moluscos, caparazones y estudios posteriores con tecnología avanzada han detectado restos de percebes, cangrejos, ostras, pescado…Muchas veces cuando paso por ahí me pregunto, si mañana me fuese a vivir a la cueva, ¿qué comería? Y sólo se me ocurren moluscos del estuario más cercano o un jabalí o cervatillo si pudiese atraparlos, que lo dudo… Pese a mi querida botánica, no se me ocurre ninguna planta comestible en el medio. Sería cuestión de probar si encuentro algo comestible en forma de planta, pero aunque no me comería una Digitalis, seguro que probaría cualquier otra especie tóxica que me llevaría al otro barrio con muchas probabilidades… ¿tú sabrías que plantas comer en la intemperie? Alguna seta, pero tampoco soy micólogo y con suerte si no muero, podría acabar alucinando un poquito con algún psilocibe..

Este tipo de alimentación muy bajo en hidratos, en el cual las grasas eran el principal sustrato, y para el cual nuestro metabolismo tenía una ruta muy eficiente energéticamente hablando, conocida como la beta oxidación de ácidos grasos y la consiguiente cetosis, la teníamos bien codificada, bien esculpida en nuestra “memoria genética” tanto nuclear como mitocondrial a lo largo de los siglos.

Además, la insulina, que es una hormona solar, totalmente circadiana, (no se segregaría tanto como hoy día, ya que a parte de su función anabólica, que se alcanza a bajos niveles, y de regulación de la glucemia, servía principalmente para el aprovechamiento del escaso sustrato en forma de carbohidrato que nos regalaba la naturaleza a finales del verano y acumular grasa de cara al invierno (lipogénesis). No era un ambiente como para desaprovechar recursos. El medio no estaba lleno de supermercados ofreciendo alimentos 24 horas como hoy día en el que la mayoría de la gente vive hiperinsulinemizada todo el año con el pan diario debajo del brazo…

Todas las células (creo que hay una pequeña excepción en un tipo de célula cerebral) son capaces de absorber grasa y glucosa sin insulina, esto no es algo sabido ya que la creencia popular es que la insulina es necesaria para la absorción de glucosa si o si, y si no te mueres, pero esto sólo ocurre en células musculares y adipocitos que presentan el GLUT4 y es por esto que sospecho que el páncreas y sus dos principales hormonas son una especie “complemento” evolutivo para hacer frente a nuevas necesidades y adaptaciones (más músculo, velocidad, grasa de reserva para el duro invierno) que ha permitido regular el almacenamiento de grasa y la utilización de glucógeno como energía rápida y por supuesto el mantenimiento de la glucemia para garantizar el aporte continuo de energía, pero en la base, en el origen, en su individualidad, las células “no” la necesitan para alimentarse. Es más bien una adaptación de estructuras funcionales como animales multisistémicos que somos (músculo, reservas, mantenimiento continuo de combustible) y que hoy en día hemos hiperexplotado. Que mal te lo he explicado.

Con el paso del tiempo y el avance de la agricultura, nos fuimos acostumbrando a contínuas y cada vez mayores cargas de hidratos de carbono y nuestro metabolismo, especialmente las mitocondrias, fueron adaptándose a este entorno alimenticio apareciendo nuevos haplogrupos que toleraban mejor estos alimentos. El aumento en la ingesta de carbohidratos, aparentemente requería un aumento de la ingesta de yodo para poder mantener una correcta función tiroidea y asimilar bien este macronutriente. Pese al paulatino cambio, seguíamos manteniendo bien codificadas nuestras rutas ancestrales para combustionar de manera muy efectiva las grasas, esculpidas en el ADN, pero pasaron a un segundo plano, funcional, pero menos aprovechado y expresado.

La introducción de alimentos provenientes de la agricultura, inicialmente seguía manteniendo un marcado carácter estacional, y sobre todo local (todavía no había explotado el ágil y global comercio mundial). Las semillas y las harinas poco o nada tenían que ver con las actuales, tampoco los animales de las granjas, ni los abonos, ni los pesticidas, ni existía la ingeniería genética, ni la industria alimentaria…

Por poner un ejemplo típico, las frutas de hoy día parecen esculturas perfectas llenas de apetecible azúcar. Así las frutas, plantas, legumbres, tubérculos… que se consumían hasta no hace más de 100 años poco o nada tenían que ver con las actuales además podían crecer acorde al clima y la latitud en la que se cultivaban y se consumían localmente manteniendo la estacionalidad. No había papayas, dátiles ni plátanos en Valladolid, si acaso manzanas, uvas, higos y melones en verano-otoño. La variedad, que tan de moda está hoy día con el mercado globalizado en el que conseguimos piñas, aguacates, aceite de coco o hojas de nori durante todo el año, no existía. La comida era muy rutinaria. En los caseríos se comía lo que se cosechaba en cada estación, poco variada, de temporada, animales de granja y algo de pesca, (sobre todo en la costa). No han pasado ni 60 años y en algunos lugares aun se sigue haciendo.

No hace falta hablar del cambio que ha sufrido nuestra alimentación estos últimos 50 años con la aparición de la industria alimentaria cuyo único objetivo es su beneficio y no tu salud. El alimento de ser local, artesanal, estacional, perecedero, de mercado, de trueque, imperfecto, de estar directamente conectado al ambiente, al sol, al clima, al trabajo humano, paso a ser procesado, artificial, lleno de aditivos, imperecedero, modificado, perfecto, global. Además de la incursión de harinas refinadas, grasas modificadas, productos alterados, conservantes, colorantes, azúcares añadidos, pesticidas, todo ligado a la industria química y alimentaria. Los productos habían perdido toda conexión con la naturaleza, con el sol, con los ritmos, con el ser humano, para convertirse en mezclas y combinaciones de nutrientes artificiales a los que nuestros cuerpos no estaban acostumbrados. Un montón de sustancias nuevas, grasas hidrogenadas, edulcorantes artificiales, cereales refinados, piscifactorías, fábricas de animales, … que han ido acabando con los mercados tradicionales para entrar en la hegemónica era del supermercado. Cada vez que pienso en la margarina se me pone la carne de galiina…

Los supermercados son los templos de la antinutrición, los comederos de este rebaño en el que nos hemos convertido. La máxima representación de la industria alimentaria que mira nada más que por sus intereses y los de sus familias, no por los tuyos. Los supermercados han arrastrado a los pequeños productores al abismo, y sólo se han “salvado” los que han abandonado lo artesanal para sumarse a la hiperproducción masificada, industrial en favor del beneficio y en detrimento de la calidad… me voy por las ramas… al acabar la entrevista, echa un vistazo a este reciente tuit ejemplar que lo explica mejor que yo, es el mismo concepto: https://twitter.com/Okinfografia/status/981233257181192192

Hemos alterado todos los patrones de alimentación, todos los ritmos, en cada esquina hay un puesto de cualquier comida, de toda la comida que es igual, globalizada, una tienda de chuches, una gasolinera, un bar con un montón de bebidas, refrescos, pinchos y sándwiches, tiendas 24H para comprar cajas de cosas metidas en papel de aluminio llenas de azúcar, sal y grasas modificadas, restaurantes con payasos que no hacen nada de gracia, etc, etc. Exacto, igual que en Santimamiñe. La publicidad es desbordante, y nos parece normal, pero si lo pensamos bien, ¿Publicidad de comida? Es un sinsentido, tu hambre es un negocio. Y a algunos todavía les sorprende que en los últimos años las enfermedades metabólicas, o neolíticas, que es como me gusta llamarlas, se hayan disparado. Este es uno de los claros ejemplos de alteración artificial de nuestro entorno, de nuestro ambiente y es una de las cosas más nocivas para nuestras mitocondrias, que al fin y al cabo son la base de nuestra salud. Otros dos ejemplos poderosos repito, serían la luz ó ritmos circadianos, el sol que va de la mano y las ondas electromagnéticas…sobre los que podemos actuar y hacer bastante…

Retomando el hilo, después de soltarte una chapa inexacta y bastante mediocre, nos encontramos en un mundo global, lleno de productos asquerosos sin origen, donde se ha perdido la estacionalidad y donde lejos queda aquella alimentación sencilla, local, de nuestros abuelos y más lejos aun, la alimentación “paleolítica” o ancestral como la llaman algunos… y ahora, volvemos a Atkins: Allá por los años 50, surge esa moda americana antigrasa, que poco tardarían en exportar, con el lema “come más hidratos, cereales, Kellogs, patatas palomitas y Cocacola y luego mátate a hacer ejercicio” (fórmula perfecta para ser desgraciado) y que algunos años más tarde acabó culminándose con la gran pirámide nutricional actual, hipercarbohidratada y basada absolutamente nada, al menos serio o lógico.

Sin embargo, en los años 60, un valiente médico de Ohio, pese a su hoy “erróneo” planteamiento, algo hiperproteico y poco cauto en cuanto a calidad, fue de los pocos valientes que se atrevió a girar la cabeza, a ir en contra de esa marea de “gacelas humanas” que habían dejado las endemoniadas grasas de lado para desayunar kellogs, comer pasta y cenar arroz bebiendo coca cola y luego light.

En realidad, lo que el polémico Atkins (no fue el primero pero si quien lo popularizó) hizo fue realmente una revolución, al rescatar esa ruta ancestral que teníamos empolvada, para devolvérsela a sus propietarios, que habían sido engañados con un enfoque bastante erróneo y aun peor, nada individualizado, sino esclavos de una pirámide. ¡La misma alimentación para todos! ¡Dios mío!. Y esto aún lo seguimos viendo con nutricionistas y sanitarios que las recomiendan. Normal, con el caos nutricional que existe, todos tratan de poner orden, pero jamás se conseguirá porque el debate está puesto en más carbos – más grasas.. y esa no es la solución.

La capacidad de quemar grasa. La cetosis. La forma de obtener energía que había sido la principal fuente de energía durante miles de años en ciertas latitudes y eras de la humanidad (zonas frías, glaciaciones…) fue recuperada a nivel social. Este nuevo enfoque ayudó (y sigue ayudando) a muchísimas personas que se encontraban desequilibradas nutricionalmente, inflamadas, enfermas a perder peso, a mejorar su salud, a sentirse bien, a desinflamarse. La energía volvía a fluir en cierta manera, gracias a esta reminiscencia metabólica y así, consiguió muchos adeptos, gurús y defensores a ultranza de este tipo de alimentación que hoy a derivado en corrientes bastante más actualizadas y mejoradas de la versión original del polémico Atkins y que conocemos como KETO o LCHF.

Pero por otra parte no podemos olvidar que llevábamos ya muchos años comiendo “una nueva alimentación” neolítica a la que nos habíamos adaptado, más rica en hidratos, algunos más que otros y habíamos desarrollado nuevas capacidades para utilizar el nuevo sustrato tanto a nivel metabólico como a nivel de flora intestinal, y por lo tanto la cetosis mantenida no tenía porque ser la mejor estrategia para todos dada la gran variabilidad genética e incluso climática por lo ya expuesto.

Entonces nos encontramos, con diferentes personas, con diferentes haplogrupos, con diferentes alimentos, con diferentes horarios, con diferentes orígenes, con diferentes capacidades metabólicas, viviendo en diferentes países, a diferentes latitudes, con diferentes culturas, con diferentes objetivos y a los que se les ha intentado vender una pirámide nutricional idéntica… y así surgió lo que conocemos como la nutrición actual. Un puto lío con mil variables en las que cada uno a base de ciencia, experiencia, evidencia, videncia, saca ese nutricionista que lleva dentro y se dedica a hacer cuentas como la mía de tuiter, instagram, facebook…bastante clónicas y aburridas en las que trata de justificar y defender su forma de alimentarse y sube fotos megafit para justificarlo. Algunos pocos han llegado a convertirse en grandes gurús, con miles de seguidores-repetidores que se han dejado impresionar con cosas como el azúcar o los zumos… no está mal, no. El problema es que lo que a uno le funciona de cine, gracias a su genética y por supuesto a la epigenética que mejora la adaptación (keto por ejemplo), a otro a la larga puede no sentarle tan bien. Es como el sol. No es lo mismo un sueco que un senegalés. Dales lo mismo, 2 horas de sol. A ver qué les pasa. El tema es que los haplogrupos, la genética han evolucionado con el medio, con el clima, con el sol. El senegalés estará bien en el ecuador y podrá sintetizar vitamina D y no se quemará gracias a su melanina pero si lo llevas a Suecia pues tendrá un problema y no solo de vitamina D… Y si llevas al sueco a Senegal se quema seguro. Pues aunque pensemos que con los alimentos esto no tiene ningún valor, creo que estamos equivocados.

Es el sol es quien decide que plantas y que frutas crecen a cada latitud, siempre fue así hasta que lo modificamos todo.

Hay genotipos que funcionan mejor en cetosis, con el frío y recuperarla les ha ayudado, otros, necesitan más hidratos porque han evolucionado en zonas más soleadas, con más frutas y otros estamos en el medio, en zonas templadas, porque entendemos que la adaptación al aumento de hidratos ha sido estacional, y es por ello que la exposición al sol, como demuestran muchísimos estudios, favorece el metabolismo de los mismos, haciendo mucho más efectiva y natural su utilización. Si alguien piensa que es lo mismo comerse dos plátanos en Canadá, metido en casa en Diciembre a -15ºC o comerse esos mismos plátanos en Lanzarote en la playa en Julio… no entiende la luz y su efecto sobre nuestra fisiología. Al igual que no es lo mismo comerse un plátano a las 12 a.m. que a las 12 p.m., o pre entreno o post entreno, pero esto al parecer, si que lo entendemos algo mejor…

Los efectos de los pequeños ciclos circadianos fisiológicos los conocemos bastante, los grandes, los infradianos no.

La clave es la individualización, cada uno debe encontrar su capacidad en función de muchas variables (edad, actividad física…) pero la lógica y los indicios científicos me dicen que a estas latitudes, en invierno, con el frío, lo que se acerque más a cetosis funciona mejor y que en verano, gracias al sol, aumentar los carbohidratos es una buena estrategia. Como he comentado, hay poblaciones indígenas todavía en zonas tropicales cuya alimentación roza el 80% en hidratos y no conocen las enfermedades cardiovasculares, ni la diabetes. Es evidente que viven una vida mucho más natural, que es lo que yo pretendo rescatar de alguna manera, y sus ritmos circadianos son puros, marcados, sincrónicos y carecen de luces artificiales, móviles, televisores y otros factores como tenemos en este ritmo de vida occidental, estrés o la mierda de alimentos desconectados del sol. Pero la clave es que comen lo que les da la tierra, los alimentos de las plantas que crecen en esas latitudes, sintetizados por los cloroplastos que captan la energía que posteriormente sus mitocondrias, en compañía del mismo sol que hizo brotar esos alimentos descodificarán. Ojalá existiesen grupos poblacionales, no alienados por el mundo desarrollado, a altas latitudes, donde se alimentasen exclusivamente de lo que les da la tierra (mucha grasa ya que los carbohidratos brillan por su ausencia) para demostrar que tampoco padecerían ningún tipo de enfermedad metabólica.

Pero siempre digo lo mismo, el debate hidratos – keto no tiene ni pies ni cabeza. Está obsoleto para mí. Me aburre. Cada uno debe buscar sus sensaciones en función a los factores extrínsecos e intrínsecos y por supuesto procurar no hacerse ninguna avería metabólica.

Y para responder del todo a tu pregunta, que se me ha ido totalmente de las manos y me he repetido demasiado, resumo mi alimentación:
Siempre como grasas saludables, todo el año: mucho mucho pescado, también marisco, huevos, animales de pasto, mantequilla, queso, jamón, aceite de oliva, frutos secos y setas… También como verduras: espinacas, brócoli, alcachofas, espárragos, pimientos, berza que procuro sean de temporada…)

En verano introduzco mucha fruta, patatas, boniatos, sushi, algunas paellas, couscous… suelo comer más pan, aunque no soy muy amigo del pan en general. Además me aburre la repetitiva chorrada de que si es integral es mejor… Pues vaya casualidad que la línea de lo saludable o no, justo este en medio… En algún lugar leí que comer un pan blanco o uno refinado era como fumarse un cigarrillo con filtro o sin filtro…

En otoño como muchas las castañas, higos, uva, manzana, algunos platos de cuchara, y la crema de calabaza que me alucina. En invierno con el frío me encuentro mejor en cetosis, haciendo “cargas” muy esporádicas con algún hidrato tipo legumbres… también como cítricos o alguna granada… siempre pescado. Mucho pescado.

Hago ayunos kaóticos, sin normas, sin reglas. Esporádicamente dejo de comer durante un día, o dos, o hago 2 ó 3 días de ayuno intermitente o bien estoy un mes sin hacer nada de esto… probablemente sea una gilipollez pero emulo la falta de alimento que no creo que fuera algo mecanizado, medido como el intermittent fasting sino azaroso, esporádico… las rutinas en este sentido creo que acaban siendo controladas y asimiladas por el cuerpo así que procuro confundirle… aunque esto son cosas mías…

Aclarar que esta es mi base, pero no quita que de vez en cuando me coma unas buenas pizzas, bocadillos en los descansos de San Mamés o heladitos cuando hace bueno o me ponga las botas en navidades o comilonas tipo boda… la verdad soy humano y no me preocupan mucho.

 

4) ¿Crees entonces que tendríamos que comer al aire libre (LUZ) para mejorar la absorción de nutrientes? Especialmente los carbohidratos, ¿mejoraría eso la sensibilidad a la insulina o da igual?

Todos sabemos que cuando salen días bonitos, comer al aire libre es siempre un placer y sienta de maravilla por muchos motivos, pero independientemente de esto, el efecto de la luz y del sol es algo más general, más propio de las estaciones. No se trata de comer la fruta y las lentejas mientras nos tumbamos al sol directamente para metabolizarlas mejor, sino de comer más fruta e hidratos en las épocas en las que nos exponemos más al sol, ya que es cuando han brotado naturalmente. Me voy a repetir un poco en esta respuesta pero el metabolismo de los hidratos de carbono está relacionado con la luz solar, hay muchos estudios en los que se ve como una mayor exposición al sol y a la luz natural, mejora parámetros como los niveles de glucosa en ayunas, la sensibilidad a la insulina, niveles de TSH, cortisol además de optimizar el rendimiento de la Cadena Transportadora de Electrones mitocondrial, mejorando así la utilización de la glucosa como fuente de energía. Esto no es una casualidad, sino una lógica evolutiva. Las personas que viven más cerca del ecuador han evolucionado en entornos donde abundaban los hidratos y su capacidad para utilizarlos como fuente de energía está favorecida por su entorno, bajo el sol diario. Hay tribus tropicales que se alimentan en un 80% de carbohidratos sin ningún tipo de enfermedad vardiovascvular ni de otro tipo…gracias al sol y otros factores claro (circadianismo marcado, contacto con naturaleza, ausencia de luz artificial y ondas electromagnéticas contaminantes…) Sin embargo en lugares más alejados, donde las estaciones vienen marcadas y el frío domina los inviernos, los hidratos brillan por su ausencia y la alimentación era (hoy día está occidentalizada) más estacional, siendo la grasa y la proteína predominantes (keto) y dudo que estos pueblos tuviesen problemas cardiovasculares… No se trata de hidratos/keto, sino de personas y genes, lugares, climas..

Se ha visto que el frío y la ausencia de sol favorecen la expresión de genes que codifican las proteínas UCP que facilitan la producción de calor (termogénesis). La cetosis favorece la aparición de tejido adiposo marrón. La cetosis va unida al frío. El calor que producimos para conbatirlo, es casualmente luz Infrarroja que se produce dentro de las mitocondrias (las mitocondrias están a 50 ºC en lugar de a 37) y que de alguna manera emulan al sol favoreciendo el rendimiento de la CTE así como calentando el agua intramitocondrial.
Este calor es absorbido por el agua pura (libre de deuterio) y teóricamente modifica su estructura formando lo que se conoce como EZ wáter, donde el agua adquiere una composición en forma de “batería” y capacidad energética. Eso mismo ocurre cuando nos exponemos al sol, a los Infrarrojos solares y por eso exponerse al sol es como cargar las baterías, además mejora la producción de ATP por parte de las mitocondrias…La luz Infrarroja altera la viscosidad del agua celular y mitocondrial, lo que favorece la rotación de los motores que producen ATP (ATP sintetasa). El sol es rico en IR todo el día, pero su proporción es mucho mayor por la mañana y por la noche ya que a esas horas disminuye la proporción de azul y UV (que también son beneficiosos mediante otros efectos). Así que un sustrato con tanta carga repentina de unidades de combustible, como son todas las glucosas producidas por la ingesta alta en carbohidratos, se benefician de esta optimización mitocondrial por parte de la energía solar, a parte de otros mecanismos indirectos…
Ahora voy a soltar la frase magufa del día y me voy a quedar tan ancho, jeje: “Los diferentes tipos de plantas crecen en latitudes específicas y mediante los cloroplastos, captan la energía solar propia de ese clima, de esa latitud para codificarla en paquetes de energía en forma de enlaces covalentes formando azúcares y otras estructuras (comida). Las mitocondrias de los animales que han evolucionado bajo esta misma luz, mismo clima, están conectadas a ese sol y esperan que cuando les llegan esos alimentos para revertir el proceso, la energía que se libere esté acoplada, en sintonía con ese código solar inicial.

Esto es más propio de la biología cuántica, donde estamos en pañales…

 

5) Casi siempre hablas de las mitocondrias (incluso tu nick hace referencia a ellas): En cuanto a la obesidad crees que es negativo para la función mitocondrial o uno podría estar gordo y simultáneamente sano mitocondrialmente? (por ejemplo si hace ejercicio a menudo pero no adelgaza).

Hablemos de mitocondrias. Las mitocondrias también juegan un papel importantísimo en la obesidad. Al fin y al cabo casi la totalidad de la energía se combustiona aquí, eso sí, es un proceso regulado por un sinfín de condicionantes, una ecuación que jamás será resuelta.

El exceso de ingesta de sustrato (exceso de calorías) es perjudicial para las mitocondrias, haciéndolas menos eficientes como se ha visto en diversos estudios. Si tenemos en cuenta que las mitocondrias son al fin y al cabo los motores que combustionan los alimentos para generar energía, un deterioro, disfunción o reducción en el número de éstas va a acarrear una disminución en la producción de energía, que en este caso irá asociada a un acumulo de grasa (cuando un sistema pierde energía se expande, se inflama) además de otro tipo de problemas de salud como la diabetes, cáncer, Alzheimer… Todas estas enfermedades han sido relacionadas con la obesidad en muchos estudios, aunque en mi opinión la obesidad no es el origen, no es una causa en sí, sino otro efecto derivado. Van todas de la mano. El origen de todas estas enfermedades neolíticas está casi siempre relacionada de alguna manera con la disfunción mitocondrial, la heteroplasmia, la pérdida en la capacidad de producir energía, la inflamación… Por eso considero la salud como la optimización del estado de nuestras mitocondrias y de ahí el nick. Si cuidas tus mitocondrias ellas te cuidarán. Tú no eres más que la “estructura” que han diseñado para poderse alimentar y procrear, haz bien tu trabajo y dales lo que piden, alimento, luz y un entorno óptimo, esa es la clave de la salud.

Por otra parte en casos de obesidad, el ejercicio es saludable en la medida que también favorece la función mitocondrial, y cuando éstas se encuentran en buen estado, es un aliado espectacular, sin embargo en individuos donde el potencial Redox está muy comprometido, donde se da una gran pérdida de electrones, puede llegar a ser contraproducente si no se maneja bien. En estos casos la moderación es clave y lo primero es siempre procurar restablecer la capacidad de generar energía, pero para eso creo que hay instrumentos más útiles como recuperar el entorno o ambientes óptimos que no dañen y perjudiquen a las mitocondrias y sus funciones… hablo de optimizar al máximo los ritmos circadianos, recuperar el sol y la luz natural, gestionar bien los alimentos, evitar ondas electromagnéticas no naturales, y evitar estrés… y por supuesto ejercicio. Todo lo que mejore la función mitocondrial mejorará la obesidad, la salud en general. El que piense que el ejercicio adelgaza y que es la mejor solución a la obesidad, como nos han hecho creer, no va bien encaminado, aunque claro, es un muy buen aliado. Pero se puede adelgazar sentado en una silla y sin pasar hambre (al sol claro, jeje).

Los medicamentos sintéticos utilizados en este tipo de enfermedades son un parcheo químico para tapar las goteras que surgen cuando los sistemas pierden energía y se deteriora alguna función. Muletas para avanzar cojo. Los medicamentos “pueden” aliviar y alargar la vida pero lo ideal es no tener que llegar a este punto y si acaso procurar revertirlo. Cuando hay disfunciones mitocondriales aparecen las enfermedades como el Alzheimer, hipertensión, la diabetes, la esclerosis múltiple, Parkinson, el cáncer, enfermedades cardiovasculares… Esto es más probable que ocurra en personas que no estaban diseñadas para comer los alimentos que han comido, que no estaban diseñadas para vivir en los entornos que han vivido, en personas que han utilizado la luz que no han debido, en personas que viven una vida que no han debido. Personas del mundo desarrollado. Creo que en los países subdesarrollados, indígenas, poco saben a cerca de esto. Está claro que la genética juega un papel importante, pero en la mayoría de los casos es el estilo de vida el que activa y desencadena estas patologías más o menos codificadas en las personas.
De cara a la obesidad, y desde el punto de vista de la alimentación, la cetosis suele ser una buena herramienta para mejorar la función energética mitocondrial, porque se disminuye la entrada de glucosa y desahoga al Complejo I de la CTE, principal fuente de radicales libres, modulando su actividad y aumentando en mayor proporción la producción de FADH2 que dona los electrones al Complejo II principalmente. A su vez, en cetosis, se obtiene la energía de las cadenas de carbono de los ácidos grasos en los cuales el contenido en deuterio es bastante menor que en los glúcidos. Los protones de hidrógeno (no deuterio) fluyen mucho mejor a través de los complejos de la CTE y sobre todo hacen girar la ATP sintetasa mucho más efectivamente. El deuterio frena la ATP sintetasa, disminuyendo su rendimiento y por lo tanto la combustión y la producción de energía. Además muchas personas enfermas, lo están por haber sido nutridas con un enfoque hipercalórico y demasiado alto en hidratos, cereales y azúcares como el que recomienda la famosa pirámide pero para la que no estaban diseñados, y sus mitocondrias o por genética o por falta de sol no los han tolerado bien, bloqueando su entrada (resistencia a la insulina) y como hemos comentado, adquirir o recuperar una alimentación LCHF les está dando grandes resultados … por eso hay tantos entusiastas, porque en cuanto vuelve a fluir bien la energía por sus previamente inflamados cuerpos, se sienten bien, con energía y se convierten en altavoces y defensores a ultranza de estas dietas. Normal. Yo también lo fui, y en parte lo soy, aunque me gusta ciclar con las estaciones.

El ayuno es una emulación de la cetosis nutricional. Realmente activamos la producción de cetonas de nuestra propia grasa y te aseguro que el cuerpo humano guarda esas reservas de la forma más óptima que la evolución le ha permitido, siendo sin duda, la mejor fuente de energía. Comernos a nosotros mismos. Por este mismo motivo el Ayuno Intermitente está en auge, porque hace sentir bien a las personas al “engrasar los motores”. El hecho de que la grasa de reserva sea baja en deuterio da ejemplo de ello, de que nuestra propia grasa es el mejor combustible posible, o simplemente con ver que el rendimiento energético de ATP es muchísimo mayor por unidad que la producción de radicales libres es radicalmente menor sin alterar las concentraciones de glutatión endógeno. Si fuera la glucosa, tendríamos reservas de almidón como las patatas. En nuestro caso, el glucógeno es una reserva limitada, accesible para un aporte rápido y para garantizar un sustrato constante. La naturaleza es sabia y diseño dos fuentes de energía útiles y accesibles. Es bueno saber usar las dos.

Desde el punto de vista de la medicación, el ejemplo más popular en cuanto a función mitocondrial sería la Metformina, que se utiliza en el tratamiento de la diabetes muy asociada a la obesidad, enfermedad en la que por una causa o por otra, la función mitocondrial ha perdido su eficacia y bloquea la entrada de glucosas en la célula (resistencia a la insulina) porque se encuentra desbordada. Simplificando mucho, la metformina o la menos sintética berberina, disminuyen drásticamente la funcionalidad del Complejo I favoreciendo la glicólisis y mejorando el metabolismo general de la glucosa, descongestionando así la CTE.

El Azúl de metileno para mejorar la función mitocondrial, deteriorada en muchas enfermedades, sería otro medicamento que lamentablemente está olvidado. Mi sospecha es que es tan antiguo, barato y efectivo que no interesa mucho acordarse de él. Sin embargo los que me habéis seguido en tuiter creo que estáis al tanto de sus potenciales y demostrados efectos. Su mecanismo de acción es muy simple y muy bonito. Es un agente con un alto potencial redox que tiene la capacidad de tomar y donar electrones, por ello cuando entra en la mitocondria, “roba” electrones del Complejo I a través del NADH reduciéndose a leuco- Azúl de Metileno y posteriormente dona los electrones al Citocromo IV, aumentando el número de protones H+ en el espacio intermembrana, aumentando el potencial y finalmente incrementando la producción de ATP, de energía, pero no sólo esto, también actúa como un potente antioxidante ya que tiene la capacidad de neutralizar agentes oxidados aceptando electrones gracias a su naturaleza. Y para dar el Do de pecho, es una sustancia que tiene un rango terapéutico altísimo, a dosis muy bajas presenta efectos beneficiosos (1 a 10mg/día) lo que se consideraría un efecto hormético, presenta potencial toxicidad a partir de dosis de 2mg/kg y además no se metaboliza produciendo metabolitos indeseados, se excreta intacto en la orina. La única pega que le encuentro es que el Azúl de Metileno de calidad farmacéutica presenta insignificantes trazas de Arsénico (5 p.p.m.) que derivan del proceso de obtención. Más arsénico bebemos del grifo…

Otro posible efecto no deseado, sobre todo en personas sanas, sería que al bloquear la producción de los ROS, se podría estar inhibiendo la propia producción de antioxidantes internos como el glutatión, así como bloqueando la función de señalización delos propios ROS y NOS que tienen funciones vitales para las mitocondrias y que se ha visto que desempeñan un papel clave en la cascada de señalización para mantener la homeostasis y en las respuestas adaptativas. Es por esto que tras haber estado probándolo durante unos 6 meses con más o menos adherencia, lo he dejado para épocas en las que necesite un punch, para épocas de estrés o para algún día aislado… La verdad que me sienta bien. También lo tomo a veces al de unas horas de hacer ejercicio. En verano o días soleados, es muy efectivo ya que teóricamente la estimulación de la Citocromo Oxidasa por parte de los rayos solares debe de potenciar bastante su efecto energizante… (para los que hacen trampa, probablemente no esté incluido en el listado de sustancias dopantes)

6) ¿Qué tipo(s) de ejercicio crees que son los más adecuados para mejorar la función mitoncondrial así como su génesis y supervivencia? ¿Habría un rango de pulsaciones ideal o no tiene demasiada importancia?

Creo que el gran error en cuanto al ejercicio es pensar que cuanto más mejor. Esto pasa hoy día con la fruta y muchas otras cosas, jeje. Realmente no sé si me ampara la evidencia científica. He indagado poco a cerca de los efectos de hacer mucho ejercicio de resistencia a largo plazo. Me baso más en el sentido común y en la sabiduría popular, esa que dice que los ciclistas, nadadores de grandes distancias, los deportistas de élite, los que corren maratones… viven menos y suelen estar “cascados”, envejecen antes, además de sufrir de corazón y problemas articulares… no sé si esto será verdad, a lo mejor me equivoco. Es muy probable.

Mi lógica me dice que pasarse el día corriendo no es natural. Mi lógica me dice que una hipertrofia muscular excesiva no es natural, (ni bonita para la mayoría de las personas), mi lógica me dice que correr 100 km por el monte durante 30 horas no es natural, mi lógica me dice que correr una Maratón no es natural (que se lo digan a Filípides), mi lógica me dice que subir a 8000 metros no es natural… creo que es mucha carga, mucho estrés. Ahora bien, el cuerpo humano es maravillosamente elástico y podemos llevarlo hasta extremos insospechados. Hay quien busca los límites y vive de alguna manera “enganchado” a los retos, a la adrenalina, a las endorfinas… cada cual es libre de disfrutar la vida a su manera. Prefiero un corredor de ultras o un ironman, aunque no considere acertada su opción desde el punto de vista de la salud, que a un obeso con el culo pegado al sofá comiendo mierdas y viendo series sin otra cosa mejor que hacer… ah y luego también hay quien vive enganchado a los anabolizantes, diuréticos, insulina, glutatión inyectado…pero eso es otra historia.

La vida activa y al aire libre creo que son los mejores ejercicios para la función mitocondrial. Que es curiosamente lo contrario a lo que nos ha llevado esta sociedad: vida sedentaria y encerrados delante de algún aparato electrónico. Considero como las mejores estrategias caminar, trotar y hacer ejercicio de intensidad puntualmente, sin pasarse de la raya. Insisto, no he profundizado mucho en este tema porque no busco hipertrofias ni hiperresistencias pero no creo que evolutivamente la especie humana se dedicase a hacer excesos en forma de ejercicio sino más bien como necesidad (cazar, huir, guerras, construcción, nomadas…) y divertimento (peleas, carreras tipo sprint, lanzamientos de objetos…) para dar salida a esa energía natural que fluye en nuestro interior y que hoy día observamos principalmente en los niños, más puros y que vamos perdiendo según nos envenenan con la alimentación y ese estilo de vida de estas sociedades tan avanzadas…id a un parque infantil y observad el movimiento de padres e hijos.

Por lo tanto y en resumen, me gustan los ejercicios continuos de intensidad moderada, vida activa (senderismo, monte, snowboard, surf…) y dos o tres veces por semana HIIT y fuerza, que además creo que han demostrado potencialidad en la biogénesis mitocondrial.

 

7) Hablemos de otras cosas que no sean dieta y ejercicio: ¿Qué piensas de la frioterapia? En mi caso siempre me ha gustado el fresquito, pero desde que conocía a Jack Kruse y su protocolo “coldthermogenesis” todo dio un vuelco. Febrero y Noviembre mis meses favoritos: frio y sol :)

Ya sabes que como tú, soy un defensor del frío. El frío, al igual que el sol y la alimentación es otra de esas cosas que nos “han robado”, sobre todo a partir de ciertas latitudes. Vivir en la intemperie, cosa que hemos hecho durante miles y miles de años hizo que el frío fuese un elemento presente de forma estacional e incluso constante según nos acercamos hacia los polos. La migración del ser humano hacia zonas más frías, o el impacto de las últimas glaciaciones, al igual que todas las adaptaciones, significó cambios metabólicos y aparición de nuevos mecanismos para hacer frente al nuevo entorno. Termogénesis. Las mitocondrias, encargadas de generar ATP, empezaron a adaptarse a los climas fríos y para ello desarrollaron un mecanismo de desacoplamiento en el cual algunos electrones en lugar de seguir su camino en la CTE, mediante proteínas desacopladoras (UCP1y3 principalmente), se desvían para producir radiación electromagnética infrarroja, osea luz, calor. Como si fuera el sol, jeje. Esta capacidad, más propia lógicamente de haplogrupos con orígenes de zonas frías y templadas, quedó prácticamente olvidada, poco estimulada, al igual que la cetosis. Por seguir con el ejemplo, un senegalés en Suecia va a pasar mucho fríoporque no tiene estos mecanismos bien desarrollados.

Nuevamente, los cambios del entorno promovidos por los avances de la civilización, que mejoraron nuestra comodidad, siempre la dichosa comodidad, hizo que pasarán al desuso. Me explico; Antes de los asentamientos, de las ciudades, el ser humano vivía en la intemperie, en cuevas, era nómada. Imagínate la vida en un invierno en Atapuerca o en Valladolid o en Dinamarca, pero en la naturaleza, en cuevas… Carecían de calefacción, casas con ventanas climalit, suelos radiantes, coches con calefacción, abrigos Goretex superultrawind extreme xr2, edificios calientes, duchas calientes… parecerá una tontería pero no lo es. No somos conscientes de lo poco expuestos que estamos al frío gracias a las comodidades de la vida moderna. En casa calor, en el coche calor, en la oficina calor y por la calle superabrigados para no perder la cadena de calor en la que vivimos… Creo que no hay que irse muy lejos. Creo que hace 150 años, los sistemas de calefacción eran fuego y caldera dependientes, y los caseríos los calentaban las vacas que se ponían en el piso de abajo. La mayoría de las personas trabajaban en la intemperie, en el medio rural y estoy seguro que si nos vamos hacia la edad media, el frío estaba todavía más presente, y ya si nos vamos al paleolítico y más allá, hasta los orígenes, ya que es el periodo que más nos ha marcado por duración, te aseguro que al carecer de medios como los actuales, sino tan solo fuego, pieles y calor humano, el frío era algo mucho más presente y natural, sino ¿para que desarrollamos ese sistema de producir calor? Jode, pues porque hacía frío. El ser humano estoy seguro que tenía una capacidad de tolerar frío muy superior a la actual y rescatarla y entrenarla creo que está llena de beneficios.

En mi experiencia, los años que llevo exponiéndome, entrenando, adaptándome, he notado un cambio increíble a la tolerancia, hasta el punto de alucinar con migo mismo. Sé que a ti te ha pasado también, ir en manga corta a 6 grados y ver a las personas pasar con abrigos de plumas, gorros, guantes y bufandas… pero lo genial es que cuando te has adaptado, cuando has recuperado esa ruta, ese mecanismo de generar calor de manera sencilla, no tienes frío. Lo sientes, sabes que hay 6 ó 7 grados porque somos humanos, pero no molesta, no tiemblas, no se te pone la piel de gallina…incluso empiezas a disfrutarlo.

Yo antes, hasta hace unos años dormía siempre con pijama largo y gordito, incluso sudadera, si no, no me podía ni dormir. Ahora pienso que era bastante friolera, la verdad. Hoy día duermo en gayumbos y una sábana, y no paso nada de frío, sospecho que mi cuerpo genera calor mas eficientemente desde que lo entreno…

La adaptación al frío no es sólo experiencia personal, existen muchos estudios acerca del tema y se ha visto que mejoran la sensibilidad de la insulina, aumentan la producción de TSH, favorecen la expresión de UCP1, incrementa el tono parasimpático…y lo que es aun más interesante, al parecer el frío favorece y mejora la combustión de ácidos grasos.

El frío – las grasas, el sol los – hidratos… Donde y cuando hace frío hay grasas y no hay hidratos y donde y cuando hace calor y sol, hay más hidratos. Que casualidades tiene la naturaleza ¿no?…
Como bien dices, Febrero y Noviembre son dos meses de luxe, fresquito y si sale el sol, mejor… yo sigo adaptándome al frío igual que tú. Para cuando llegue la próxima glaciación estaremos preparados para cazar mamouts juntos, jojo.

 

8) La luz azul de los dispositivos electrónicos, fluorescentes, etc. es dañina en muchos aspectos. Para ello nos has hablado de la conveniencia de evitar estos dispositivos especialmente de noche, y/o de usar gafas naranjas con filtros (UVEX, Gunnar, etc.) ¿Existe algún tipo de luz artificial positiva (lámparas/bombillas) que imite los colores y beneficios del sol o esto es imposible?

La luz. Junto con la alimentación industrial, ha sido uno de los mayores atentados contra la salud en estos tiempos modernos. Durante millones de años de evolución, ha habido mucha variabilidad desde el punto de vista climatológico, que ha supuesto la rica diversidad de los diferentes ecosistemas que forman la tierra. Las variables han sido incalculables en la naturaleza y la adaptación de las especies nos ha regalado este mundo tan diverso, tan bello. Eso si, la única constante que se ha mantenido desde los orígenes es el sol, la luz, el día y la noche. Absolutamente todos los seres vivos han sido marcados por estos ciclos de luz y oscuridad (quizá se salve alguna bacteria extremófila o lombriz de subsuelo pero previamente pasaron bajo el sol).
Migraciones, cazadores nocturnos, mutaciónes de piel, reproducción, hibernación, floración, deshielo, temporada de lluvias, corrientes marinas, la berrea del ciervo, dormir, todo, todo en la naturaleza está gobernado por los ciclos día noche y por las estaciones, pero los humanos no. Nosotros somos los más listos, a nosotros esto no nos afecta, nosotros estamos por encima de la naturaleza, de sus leyes, nosotros somos los “putos amos”.

Pensemos en la evolución que es lo que pasó antes de… justo ahora, mientras lees esto. Espero no equivocarme con las cifras antropológicas…
Millones de años de vida con esta constante de luz-oscuridad. Según indicios, hace unos 300.000 años aproximadamente se da primer gran cambio en este aspecto para el homo sapiens, el hombre y la mujer, dominan el fuego (300.000 años en algún lugar selecto del que hay indicios, porque en Lepe, Valladolid y otros lugares quizá fue tan sólo hace 80.000… en Bilbao está claro que llevamos más de un millón de años dominándolo). El impacto evolutivo desde el punto de vista nutricional debió de ser tremendo, se empezaron a cocinar los alimentos y desde el punto de vista lumínico y calorífico también.

Migraciones humanas por el planeta y evolucion

Observando este teórico mapa de migraciones vemos que la “invasión” mundial se produjo no hace tanto, una vez dominado el fuego, y cuando las últimas glaciaciones menores lo permitieron (épocas de mamouts, cavernas y paraíso soñado de muchos “paleolíticos” de hoy en día) pero a lo que voy, el fuego fue la primera luz “artificial” que cambió el entorno, que cambió el ambiente, que cambió la oscuridad, cambió la noche, cambió esa constante eterna de día y noche que nos gobernaba.
Sin embargo, el fuego es una luz natural, una luz con espectro continuo, sin polarizar, una luz rica en infrarrojos (calor), tenue y muy pobre en azul, una luz cálida, plácida, una luz que estoy seguro nuestros antepasados estuvieron horas y horas contemplando, más aun en aquellas épocas de “aburrimiento” sin netflix, whatsapp, futbol y nada mejor que hacer. Esa luz mágica que seguro que encandiló a nuestra especie mientras ahuyentaba al resto. Esa luz que quedó grabada en lo más profundo de nuestro ser y que por eso hoy día cuando lo contemplamos quedamos hipnotizados, con una sensación placentera, eterna.

Pero al margen de poesía, el fuego fue la única luz artificial hasta hace tan sólo 120 años. El fuego en las chimeneas, en las antorchas, hogueras, velas o candiles. Piénsalo, 120 años, dicen que la persona más longeva del mundo es un chileno de 121 años. Vamos que estamos hablando de 2 ó 3 generaciones nada más. La bombilla nació ayer. Acabábamos de inventar el primer instrumento que iba a ir directamente en contra de la constante más trascendental de la vida, de la evolución, del planeta tierra. Acabábamos de inventar nuestro propio sol. Y lo que fue seguramente un gran paso para la humanidad, se convirtió en uno de los mayores retrocesos desde el punto de vista biológico:

Todos nuestros procesos fisiológicos obedecían y respondían al baile del sol y la luna al igual que el resto de seres vivos. Los patrones circadianos e infradianos se gobernaban armoniosamente a través de la luz natural que regulaba todo tipo de procesos y respuestas hormonales, pero acabábamos de introducir una nueva luz. Ya no se trataba de una llamita de una vela en una mesilla, o la chimenea de un salón cálido y rico en IR que incluso al ser tan tenue su luz refleja sombras en las paredes de las estancias donde se encuentra producidas por el propio baile de sus llamas y que se iba apagando según la desatendíamos. Esta nueva luz eléctrica era una luz que no había que alimentar costantemente, rápida, muy sencilla de utilizar, que se propagó a todas las habitaciones, comercios, calles, bares, oficinas… y que en muy pocos años se normalizó en todas las ciudades. Sin embargo, al principio eran luces incandescentes, de muy bajo voltaje y muy pocos watios, una luz cálida, del espectro rojo – naranja, muy pobre en espectro azul y que apenas iluminaba las estancias (todavía recuerdo los caseríos cuando era pequeño, las luces alumbraban muy poco cuando la corriente iba a 125V) o todavía veo los focos del 600 de mi abuelo… mejor dicho no veo la carretera.

Curiosamente y por fortuna, el espectro de las bombillas de luz incandescente es continuo, muy rica en rojos y algo de infrarrojos y pobre en azules y verdes, muy similar al sol del anochecer o al fuego en sí. Sin embargo, en cierta manera, ya habíamos alterado esas normas circadianas aparentemente inamovibles. A partir de ese momento, nuestro cerebro podía recibir una señal, una información codificada en la luz, que lo iba a engañar, y engañar al cuerpo nunca ha sido bueno. Nuestro cerebro es capaz de discernir, gracias a la información variable que codifica la luz emitida por el sol, la hora exacta del día incluso la estación del año, y no sólo a través de las retinas, sino a través de la piel y otras opsinas distribuidas por todo el cuerpo, recordemos que hemos evolucionado bajo el sol. La exactitud de reloj suizo del núcleo supraquiasmático se debe en parte a la información que recibe de la luz, que es la que le marca la hora por su naturaleza (varía a lo largo del día y estaciones).

Así, la plaga de luz fue extendiéndose como un cáncer y acabó llegando a los lugares más recónditos del planeta. Las luces se apoderaron de las grandes ciudades, coches, farolas, escaparates, pero lo más terrible estaba aún por llegar, el progreso y la tecnología desarrollaron luces, más potentes, fluorescentes, halógenas y finalmente las luces que han revolucionado el alumbrado, los LEDs (espectro discontinuo, intermitentes con parpadeo o flickering y muy, muy ricas en rango azul). La contaminación lumínica se ha disparado en los últimos 20 años a niveles inimaginables.

Luces nocturnas desde el espacio

Dani, haz el esfuerzo e imagínate este mapa hace 50 años, hace 100, hace 500 y hace 1000…te vas quedando sin luces.

Entonces aquí está donde se lía gorda, acabamos de crear un mundo artificial, donde la trascendental señal de oscuridad, que es clave en uno de los procesos más importantes de todo ser viviente, como son los ritmos circadianos, han sido totalmente violadas. Claro ejemplo de atentado contra el entorno, claro atentado contra la vista, claro atentado contra la melatonina, claro atentado contra las mitocondrias, claro atentado contra la salud.

Uno de los principales motivos por los que no valoramos y damos la importancia que se merece es nuestra limitada capacidad de percepción. Lamentablemente somos seres muy fugaces, y carecemos de capacidad de visión abstracta, que nos permita analizar estos cambios cronológicos con perspectiva.

Sí, todos hemos nacido en la era de la luz artificial y bajo la luz artificial del hospital, de las bombillas, ahora mismo que estás leyendo esto, estás recibiendo luz artificial en lugar de un reflejo de la luz natural, pero lo que quiero explicarte es que damos por hecho, por normal, que exista la luz a todas horas, las bombillas, los focos, las teles, los ordenadores, los partidos de futbol a las 9 p.m. (antes la liga se jugaba a las 5 por la luz y en invierno debían de ser algo antes los partidos ya que los focos no daban, esto lo digo para que veas que reciente es esto de la luz).

Tenemos asimilada esta forma de vida, y además la luz no duele, no huele, no sabe, no “molesta”, simplemente es muy cómoda y útil y está ahí siempre que la necesitamos, pero lo que no pensamos es que la luz en sí es energía electromagnética para la cual nuestros cuerpos han diseñado millones de receptores de señal y que al ser activados o inhibidos producen y desencadenan muchísimos mecanismos fisiológicos.

La evidencia científica y los estudios cada vez nos acercan más a entender la importancia de la luz y los ritmos vitales, a cerca de los relojes y microrelojes que poseen todas nuestras células…hay hasta un premio Nobel, pero todo esto sigue siendo algo secundario, sin importancia, algo que nadie está dispuesto a modificar, a aceptar como nocivo y que lamentablemente va a más, a mucho peor. La aparición de los teléfonos móviles, ha sido la gota que ha colmado el vaso. Esta vez no me voy a meter con las ondas electromagnéticas (microondas) que emiten y que también molestan a nuestras mitocondrias. La intensa luz que generan estos dispositivos, muy rica en espectro azul son los mayores enemigos de nuestro equilibrio circadiano, esta luz (y las otras claro) destruye la molécula de melatonina de una manera muy efectiva y no voy a hablarte más de la importancia de la melatonina, porque creo que ya sabes de qué va, pero estar por la noche, mirando el móvil, el ordenador, o con esas luces tan intensas que nos instalan en las casas hoy día, es ir en contra de la salud. Lo peligroso del móvil es que está en nuestras manos y lo enfrentamos directamente a nuestros ojos a todas horas.

Creo que el impacto de la luz artificial sobre nuestra salud es evidente e irá saliendo a la luz, nunca mejor dicho, pero mientras tanto, para ello hay opciones, una es irte a vivir al monte, chimenea y candil, que se que a alguno le puede gustar la idea, pero como no será a la mayoría, protegernos de la luz artificial es una posible estrategia. Las gafas de filtro azul o BlueBlockers o las aplicaciones de filtro azul para móviles y ordenadores nos pueden ayudar. Yo las utilizo siempre que puedo y desde que lo hago, he notado cómo la luz artificial me molesta muchísimo más, no la tolero tanto y sin embargo la luz natural, la del sol, nunca me cansa (de esto sabrán mucho los que trabajan con ordenadores). Yo puedo estar 12 horas paseando por el monte o leyendo un libro a la sombra en Agosto y estoy feliz, pero, si estoy 10 horas escribiendo una entrevista para Dani en el ordenador, me revienta los ojos y me duele la cabeza. Sí, esos son algunos de los efectos de la luz artificial.

Otra medida sencilla, sería utilizar bombillas incandescentes de las de antes, de bajo voltaje para crear un ambiente cálido y bajo en luz azul que además van a favorecer el descanso y el sueño. También sirven los LEDs rojos, aunque prefiero la primera opción por el tema del parpadeo de los LED (inapreciable para la vista pero si por el cerebro).

Hoy día el mundo de la salud ha dado toda su importancia a la comida, a los macronutrientes, al ejercicio, a la medicina de rescate. La comida es divertida, al contrario que la luz, huele, sabe, hay mil combinaciones, sabores, propiedades, colores, orígenes, platos, cuentas de instagram, nutricionistas que dicen A y nutricionistas que dicen B, fotos fit y fotos fot, pero nos hemos olvidado de esta poderosísima señal que es la luz. Cuando empiezas a entenderlo y te alejas de la tecnología, utilizándola estratégicamente y te acercas más a la naturaleza, percibes su importancia. Siempre aconsejo ir un fin de semana de acampada sin móviles (nos parece una locura eh). Ahí es donde recuperas la luz y la oscuridad ancestrales y te das cuenta de lo que hablo, sí, ahí observas la vida como cuando mirábamos el fuego, esa que abandonamos hace tiempo…

 

9) ¿Qué opinión te merecen las cabinas de rayos UV? (solariums y centros de bronceado). ¿Deberíamos buscar alguna que no emita UVB y sólo UVA? ¿O viceversa, o todo a la vez?

No me gustan como rutina, con fines estéticos. En casos puntuales podrían ser de ayuda, para personas con la vitamina D por los suelos en zonas de oscuros inviernos o gente con patologías…con fines terapéuticos, pero en casos concretos. Un uso habitual creo que podría ser perjudicial, son espectros incompletos, discontinuos. Es en cierta forma, otra forma artificial de emular al sol, pero nada sustituye al sol.

(¡¡¡¡qué respuesta tan corta!!!!)

 

 

10) ¿Azúl de metileno para todos? :D

No. Sabemos poco, aunque lo que sabemos es casi todo bueno. Personalmente me gusta utilizarlo porque las dosis que utilizo están muy lejos de las dosis terapéuticas oficiales y mucho más de las tóxicas. Los beneficios están sobre el papel. En lo personal, noto mucho el Azúl de Metileno cuando hay sol. Es una combinación tremenda. Citocromo oxidadsa al poder. Lo que más miedo me da es que pueda estar de alguna manera interfiriendo con los propios sistemas de regulación mitocondrial ya que se trata de un potente antioxidante. Esto lo tengo empíricamente demostrado. Cuando hago ejercicio, si he tomado azúl de metileno, mi orina es azúl intensa (el azúl de metileno es azúl en su forma oxidada), y sin embargo, los días que lo tomo pero soy más sedentario, mi orina no es azúl (la forma reducida es transparente).

Ya te he hablado un poco antes en la entrevista del AM, así que no me extiendo. Creo que puntualmente, si estamos un poco decaídos o en épocas de estrés puede ser un boost, al mejorar la función energética, y que además se ha visto que tiene gran afinidad por el tejido neuronal, para mejorar el rendimiento y la agilidad mental, parece un suplemento muy prometedor. En cuanto a las aplicaciones médicas es uno de mis medicamentos favoritos, habiendo demostrado mejoría en casi todas las enfermedades donde la función mitocondrial está comprometida… eso si, hace falta mucha investigación aún.

Yo me guardo el secreto y cuando sea más mayor es probable que empiece a tomarlo a diario, en estas dosis horméticas de unos 5mg/día. De momento lo usaré puntualmente en los casos que comento ya que como me dijo @PauOller por tuiter “si algo está bien, no lo toques”

 

11) A menudo hablas de los perjuicios del deuterio, supongo que la mayor fuente de deuterio es el agua que consumimos. ¿Qué alternativas reales tenemos si el filtrado por ósmosis o las jarras no modifican la cantidad de deuterio? ¿Beber agua de lluvia con la contaminación que hay hoy en día no empeoraría las cosas?

Para quien no conozca el Deuterio (D), se trata de el átomo de hidrógeno pero que en lugar del protio, que es la forma más abundante y que está constituido por un protón y un electrón, el Deuterio presenta además un neutrón en su núcleo, haciéndolo técnicamente el doble de pesado (esto de pesado ya nos empieza a sonar mal )

Protio, deuterio y tritio

Un nutricionista debería saber bien lo que es el deuterio ya que es uno de los elementos más utilizados para marcar las moléculas en los alimentos y seguirlas a través de sus rutas metabólicas…

El deuterio es un tema apasionante. El simple hecho de que los seres vivos en nuestros tejidos tengamos diferentes concentraciones, es ya de por sí significativo. ¿Por qué este isótopo del hidrógeno que se encuentra en el agua repartido de una forma más o menos estadísticamente homogénea, cuando pasa a formar parte de los tejidos biológicos (cloroplastos, grasa, leche materna, cereales, fruta, agua intramitocondrial…) su concentración varia y se distribuye de una manera no estadística, selectiva? ¿Por qué el cuerpo de los animales y plantas discriminan la molécula de deuterio?

Esto da mucho que pensar, pero lamentablemente poco se ha estudiado… Si para la biología, para los seres vivos no tuviera relevancia, la distribución sería azarosa y tendría una distribución homogénea, sin embargo, los seres vivos colocan las moléculas de deuterio en diferentes posiciones dentro de las moléculas que sintetizan y es por ello que los diferentes tejidos presentan diferentes concentraciones. Los tejidos o moléculas relacionadas con la función energética, curiosamente tienen concentraciones de deuterio más bajas que otros tejidos, y esto sucede tanto en el reino vegetal como animal. En el caso de las plantas, los cloroplastos y las zonas verdes, hojas sobre todo, la presencia de átomos de deuterio es menor. En el caso de los animales, la grasa o la leche materna por ejemplo son los compuestos que menos deuterio presentan, y ¿a qué se debe esto? Pues bien, si estudiamos la forma en la que funcionan tanto las mitocondrias como los cloroplastos, vemos que en muchos de los pasos, los protones de hidrógeno deben de atravesar “canales” de estructuras proteicas para generar un potencial de membrana con el fin de generar energía. El paso más conocido sería la ATP sintetasa, que es como una hélice que gira a unas 9000 revoluciones por minuto pero claro, no es lo mismo “bombear” un átomo que pesa 1 ó bombear otro muy similar pero que pesa 2 (como es el caso del deuterio). Imagínate que tienes que lanzar una bola de esas de crossfit por encima de un muro de 3 metros. Pues bien, el protio o hidrógeno “normal” seria la bola que pesa 8 kg y no te resultaría tan difícil, ahora bien, el deuterio seria una bola de 16 kg, y esa sería el doble de esfuerzo. Pues con el deuterio pasa algo similar. Y es por esto que la naturaleza sabiamente ha discriminado estas moléculas manteniéndolas alejadas de ciertos tejidos, y en el caso de las estructuras energéticas tiene toda su lógica. Las grasa por lo general, tienen menos deuterio y es por eesto entre otras cosas, que son más efectivas energéticamente, fluyen mejor, tunelan mejor y el rendimiento es mejor ya que no frenan la ATPsynt.

Ciclo de Krebs y agua

Curiosamente, las propiedades fisicoquímicas de las molécula de agua que presentan deuterio (D) son muy diferentes a las que no (ángulos de enlace, energías de enlace, diferencia en los puentes de Van der Waals, punto de congelación y ebullición…). Es también por esto que estructuras biológicas tan delicadas y harmoniosas como la maravillosa hélice de ADN, donde los enlaces de hidrógeno son la “energía” estratégica de unión entre las bases, estas alteraciones que producen los átomos de deuterio no son bienvenidas ya que alteran los patrones de acoplamiento y su estructura en definitiva…

Es un campo poco estudiado. Magufilandia. Por lo poco que sé:

El deuterio abunda en los hidratos de carbono, en las estructuras no energéticas de las plantas, almidones, celulosas, cereales, granos, algo menos en las frutas…he visto cuentas de instagram hasta las orejas de deuterio, o nutricionistas basando sus recomendaciones en buenas cargas de deuterio. Aquí los defensores a ultranza de las dietas keto y LCHF tienen un buen argumento… jeje
Los seres vivos, animales, humanos… tenemos la capacidad de eliminarlo vía orina, sudor… pero con la edad perdemos esta capacidad. Joder, con la edad perdemos todo…Así que, ¿Mejor más keto con la edad?, ¿Será por esto el potencial neuroprotector de estas dietas? Quién sabe.

La luz solar facilita la eliminación de deuterio, en principio exponerse al sol ayudaría. Esto lo digo con pinzas porque lo he leído pero no tengo todas conmigo pero como tengo que meter esto del sol si o si…pues te lo suelto y yasta.

La grasa tiene menor cantidad de deuterio, ya que una de sus funciones es la reserva energética y los hidrógenos de las cadenas de ácidos grasos se supone que van a acabar pasando por la CTE y en este sentido es mejor que pesen 8 que16, jeje.

El agua intramitocondrial es muy bajo en deuterio, lógico. A este agua generada por el propio organismo se la conoce como agua metabólica. Las mitocondrias obtienen casi todo, sino todo su agua de los alimentos, no del agua que bebemos. Curiosamente 100g de gasa producen 110g de agua y 100g de glucosa tan sólo 55g. una deshidratación mitocondrial es terrible desde el punto de vista funcional:

Al generar la energía, las mitocondrias producen luz, CO2 y H2O, revirtiendo la función de los cloroplastos y esta agua que se forma, procede de los sustratos (lípidos e hidratos), de la comida. Inciso: la comida real o realfood tan de moda, es aquella que no dista más de 2 ó 3 pasos del sol: planta- boca, planta-conejo y a la boca, o alga, pez-pez-pez más grande y a la boca. Para unas galletas saladas por ejemplo, no se a cuantos pasos queda el sol ni cuantos pasos transversales hay ni cuanto contenido de sustancias que no son ni comida.
La disminución en la producción de esta agua y su deterioro, produce la deshidratación mitocondrial y es una de las posibles causas del desarrollo de muchas patologías asociadas a la disfunción mitocondrial como el cáncer según algunos estudios sonda. Las mitocondrias cuando empiezan a acumular deuterio empiezan a ser menos funcionales, y ya sabemos lo que pasa cuando esto sucede…

La leche materna es baja en deuterio, tiene todo el sentido, además de ser rica en grasas, que como ya hemos dicho son bajas en deuterio. Así los bebés reciben el mejor combustible.
En los estudios en los que se utiliza agua baja en deuterio (Deuterium depleted wáter) se ha visto que al ingerirla, a los pocos días, se reducen las concentraciones del mismo en los tejidos y presentan prometedores resultados en diversas enfermedades, entre ellas el cáncer. Tiene todo el sentido ya que el cáncer parece estar muy relacionado con alteraciones en el balance energético y cualquier factor que vaya en contra de la natural producción de energía podría derivar en este tipo de patología, aunque hay que ser cautos y dejar a la imperfecta ciencia que avance.
El agua en la naturaleza presenta diferentes concentraciones de deuterio. Se toma como patrón el agua de mar que tiene 150 ppm (lo digo un poco a ojo Dani, porque me da pereza buscarlo ahora mismo, pero es esa cifra más menos 5)

A diferentes latitudes y en función de si está más al interior o más en la costa, los manantiales presentan diferentes cantidades. Cuanto más tropical más deuterio, cuanto más polar menos. Las aguas glaciares tienen menos. Las aguas de interior menos y las de la costa más. Aquí se me ocurre una cosa. Como en los trópicos o zonas más soleadas, las cantidades son mayores, quizá los seres vivos han sabido desarrollar mecanismos de eliminación más óptimos ayudados por el sol y según iban a zonas más frías, menos soleadas de mayores latitudes, empezaron a alimentarse de más grasa y a beber aguas más bajas en deuterio, con lo que su capacidad para eliminarlo disminuyo ya que no obtenían tanto con la dieta… nunca lo sabremos… conjeturas…

De cara a el agua que consumimos, creo que cuanto menos deuterio, mejor, eso que le ahorramos al organismo. Si el deuterio se ha visto que frena nuestros nanomotores… pues todo lo que lleve un exceso no creo que sea muy bueno. Aún así, mucho ojo. No se trata de eliminar el deuterio en su totalidad, ya que al parecer, también juega un papel importante y es necesaria su presencia para diversos tipos de señalización. Es evidente que algo que ha estado siempre ahí en contacto con la vida y que el propio organismo distribuye sabiamente, acaba teniendo algún papel. Privarlo totalmente de él no sería muy lógico. Es como los agentes oxidantes que se forman en las mitocondrias. Eliminarlos todas sería contraproducente, ya que son necesarios para un correcto funcionamiento de las mismas. El problema es el exceso o cuando se pierde la capacidad de neutralizarlos por fallos en los mecanismos propios y se nos va de las manos: deterioro, vejez, enfermedad…

Si pudiera, en mi caso bebería aguas con contenido en deuterio entre 100 y 130. Las casas de agua mineral ya sabes que no me dan el dato, se lo he pedido a varias y se hacen un poco los locos, a todas les sorprende mi petición y creo que son prudentes al no dármelo…eso del deuerio suena a bomba de protones! En EEUU encontré algunas tablas online de marcas que comercializan agua con los datos de deuterio… También se vende agua tratada baja en deuterio, sobre todo en farmacias de Hungria, USA y algún país sudamericano… este agua es muy cara debido al coste de producción. Los chinos han debido de desarrollar alguna patente de producción mucho más económica por lo que he leído pero no sé cómo está el asunto y finalmente la puede fabricar uno en casa pero es demasiado laborioso. Como el deuterio se congela a unos 4 grados, habría que poner agua a congelar, vigilarla y cuando aparecen esos primeros hielitos… pues retirarlos y así 4 ó 5 veces… ni de palo.

La marca de agua mineral española que tenga unos niveles de deuterio bajos, tiene un buen reclamo y probablemente ni lo sepan (si lo publicitasen, daría para muchos artículos de escépticos justicieros). Desde luego que aquí tiene un potencial cliente tanto los escépticos como las casas de agua mineral, jaja. De momento bebo agua de un manantial sin tratar de la zona de Urdaibai porque el agua de grifo de mi casa me parece la mayor asquerosidad que existe, llena de cloro y flúor. En cuanto abro el grifo y el agua golpea la pila, el olor a esos gases halógenos que brotan me echan para atrás…PUAG! prefiero mi manantial, del cual han bebido familiares míos durante muchas, muchas generaciones y de la que hoy día bebe medio pueblo… también conozco otro manantial sin tratar de la que bebe mucha gente de un pueblo camino a Vitoria que está increíblemente buena… mucho ojo que soy consciente de la importancia de clorar el agua a nivel de salud pública, y de los riesgos que acarrea el no hacerlo, que no son pocos y serios, pero yo paso. (ojo, esto no es un consejo, es lo que yo hago y si alguno piensa que soy idiota, efectivamente me gusta ser idiota en el origen helénico de la palabra y ocuparme de mi salud)

 

12) ¿Qué opinas de los purificadores (ionizadores) de aire para nuestros hogares, son necesarios, tienen algún inconveniente?

Cuando de algo no sé, prefiero no hablar y de esto no sé nada. No tengo una opinión formada. Más nos debería preocupar el WIFI, las ondas del móvil o la tecnología 5G que nos van a meter por las orejas en el nombre de la tecnología y el desarrollo y que bañan nuestros hogares y no somos ni conscientes de sus efectos nocivos a largo y corto plazo sobre nuestra salud. Ese es el “tabaco” de hoy en día. Tardará 100 años en saberse…50 ha costado desmontar el mito de las grasas y el colesterol.

 

 

13) ¿Qué otras cosas puede hacer un humano actual para prolongar su longevidad? Pongamos vivir 5 o 10 años más de forma sana y feliz.

No ir en contra de la naturaleza. No pasarse de listo. Acatar sus leyes. Mimar tus mitocondrias. Entenderlas como un rebaño que te ha tocado cuidar y al que debes proteger, alimentar, entrenar…Curiosamente la gente más longeva no suele ser gente de ciudad, más bien campesinos, que han vivido en contacto con la tierra, de países templados o soleados, que han trabajado la tierra y se han alimentado de productos locales, de temporada, estacionales, sin procesar, unidos al sol y a la tierra y han mantenido unas costumbres, unas rutinas y unos ritmos circadianos bien definidos y alejados de la contaminación lumínica actual, lejos de la tecnología y con una vida social y comunitaria muy rica… eso es lo que puede hacer un ser humano para mejorar y vivir más, centrarse en potenciar estas cosas, cada uno en la medida de lo posible y coger lo mejor de los avances de la civilización claro (ya he dicho que no todo es malo)

 

14) ¿Tomas algún suplemento actualmente? Dinos que has probado el melón amargo, jeje. ¿Cuáles considerarías más apropiados para hacer felices a nuestras mitocondrias? A mi me gusta mucho el R-ALA (ácido alfa-lipoico, no confundir con el ácido alfa-linoleico omega 6 esencial) pero creo recordar que me dijiste que eso era “un juguete” en comparación a otros nutrientes.

Si. Tomo el Sol.

Ahora mismo sólo tomo el Azul de Metileno como prueba a dosis bajas y cada vez más esporádicamente. Creo que según me vaya haciendo mayor aumentaré su ingesta para prevenir enfermedades degenerativas como el Alzheimer, Parkinson incluso la diabetes.

Alguna vez también muy de vez en cuando, tomo Threonato de Magnesio sublingual cuando me da porque me compré un bote y lo tengo por ahí, al igual que alguna gota de Lugol (2,5mg de yodo) pero no soy nada constante. Además como muchísimo pescado y espero ir bien de yodo.

Lo siento, me vas a matar pero no he probado el melón amargo. Lo probaré…

No me acordaba de haberte dicho que el R-ALA era un juguete, sería para hacerme el guay.


vale ahora unas pocas preguntas de algunos de nuestros lectores:


15) Alex: ¿Cómo sobrevivir a turnos de noche (de 23 a 7)?

Gracias por la pregunta Alex. Voy a ser un poco heavy:

Intenta cambiar de trabajo! (Cómo si fuera fácil eh…) Hace poco encontré un artículo muy bueno a cerca de cómo gestionar los turnos de noche para que el impacto circadiano sea lo menos dañino posible pero no soy capaz de encontrarlo. Voy a ver si consigo localizarlo y se lo paso a Dani y lo compartimos en tuiter para que lo leas. Me gustó mucho. Si te soy sincero no he profundizado en cómo mejorar este aspecto. Lo he pensado muchas veces y es una tarea pendiente. Deberes…

Gracias.

 

 

16) Evolutivo: Comer: ¿De pie, sentado(silla), cuclillas/sentado en el suelo?

Hola Evolutivo, menuda pregunta más curiosa, jeje.

Es algo que nunca he pensado realmente. Sentado, en silla o en el suelo. Siempre bien acompañado, despacio, conversando, masticando y dando siempre las gracias. Esto de ser agradecidos también lo hemos perdido. La plaga de comida que nos rodea nos ha hecho perder el sentido de la gratitud. El momento de la comida, antropológicamente ha ido siempre acompañado de algún ritual en símbolo de agradecimiento, en familia, en tribu, jeje, que ha derivado en la mayoría de culturas en “bendecir la mesa” antes de comer.

La comida ha ido unida al esfuerzo, al sacrificio, al sudor, a la sangre. Hoy día estamos alejados de esto. La comida va unida a papel y monedas que aunque viene a ser lo mismo, está totalmente desligado de su significado. Mis hijos me dicen “cómprame algo para comer Aita” y les compro un verdel, pero jamás me han visto pescar. Parece una tontería lo que digo, pero creo que no lo es. Estamos desconectados del origen de los alimentos y del esfuerzo que hay detrás y de las vidas que hay detrás de los animales. Se ha perdido el respeto a esas vidas. En USA esto ya roza el absurdo, hasta el punto de no saber que el pollo embalado de los supermercado eran realmente pollos y aquí cada vez más… Mi mujer todavía me cuenta como de pequeña veía a su abuelo sacrificar conejos en el baserri para comer y como recogía los tomates, lechugas y pimientos para acompañar. Eso se ha perdido y nos haría entender la comida de otra manera. Compárame ese acto con ir a una tienda de chuches y comprarte un regaliz… la función es la misma, el significado totalmente diferente.

No somos conscientes de la suerte que tenemos de poder comer (los que podemos porque no hay que mirar muy lejos para darse cuenta de la realidad) y una de las cosas que más detesto es la opulencia, el derroche, el comer por comer, los bufets…

Últimamente está de moda eso de hablar del “hambre de verdad”, que utilizan muchos nutricionistas…, pues sí, así es, si realmente lo descubres, automáticamente te sale dar las gracias cada vez que te alimentas y disfrutas de la comida con hambre y no como un mero acto de llenar el estomago para bloquear esa señal que hoy día es más bien de mentira, generada por la comida de mentira, la estimulación insulínica constante, las hipoglucemias de rebote, la ansiedad, la dopamina bla bla bla que me vuelvo a enrollar.

Pero como resumen, come sentado, a gusto, lo que te gusta y sabes que te sienta bien y con familia y amigos. A mí una de las cosas que más me mola hacer con mi familia es ir al campo a hacer un picnic, o a la playa. Es algo sencillo y que la gente hace menos de lo que debería. Ahí comes en el suelo, en la naturaleza y es una sensación espectacular, como las barbacoas. Sol, buena comida y buena compañía.

 

17) Ines: ¿Que ocurre con el desarrollo y salud de niños y adultos q viven en países con pocas horas de luz y en los q a penas hace sol?

Gracias Inés, buena pregunta también…

La propia evolución ya pensó en esto por lo que fue despojando de melanina cutánea y ocular a los pobladores que se aventuraban a adentrarse en mayores latitudes, así facilitó la absorción del tenue sol a través de la piel facilitando todos sus efectos fisiológicos. Si a esto añadimos que antes de la civilización moderna, vivíamos más expuestos, en la intemperie, en el campo, la carencia de luz latitudinal pudo así ser compensada. Sin embargo hoy día, y sobre todo en países del norte (aquí también) vivimos en casas cerradas, en nichos, vamos en coches, trabajamos en fábricas, en tiendas, en bares, oficinas, en sitios cerrados con iluminación artificial, pero para más colmo, nuestra pésima adaptación al frío hace que vayamos emperifollados de ropa de los pies a la cabeza, pese a hacer 15 grados. De esta forma, la mayor parte del año la pasamos con la piel, ese gran panel solar, bien cubierta y de esta manera la síntesis de Vitamina D junto con los innumerables efectos positivos de la exposición solar quedan anulados. La clave para mejorar este aspecto es estar el máximo tiempo posible a la intemperie, en el campo, si hay buena luz aprovecharla, tratar de escapar de los agujeros artificiales en los que hacemos la vida moderna y a su vez adaptarse al frío para no escondernos tanto y poder exponer los “paneles solares” cuando más falta hacen, que es en el invierno o a altas latitudes…

Curiosamente antes del descubrimiento de la vitamina D, se sabía que los niños que vivían en zonas urbanas desarrollaban raquitismo con mucha mayor facilidad que los niños que vivían en el campo (Theobald Palm; uno de los padres de la fotobiología) y por ello se sabía que el sol estaba relacionado de alguna manera con esta enfermedad, lo que sirvió para más adelante descubrir el agente involucrado, nuestra indispensables vitamina D. Hoy día la solución no es la que da mitokondriac, sino la de dar a todo el mundo un suplemento de vitamina D porque la tenemos baja, pero que lamentablemente no va a ser sulfatada, y no hará su función debidamente. Nada puede suplementar al sol.

 

18) Eduardo: Recomendaciónes para optimizar las mitocondrias en el día a día, si tuviera que elegir entre deporte/sol/nutrición como las ordena o de cual prescindiría…

Siempre digo lo mismo Eduardo, La luz es la clave, de hecho la comida es luz, energía atrapada en forma de enlaces que las mitocondrias van a liberar revirtiendo el proceso fotosintético. La luz natural está llena de información que van a recibir nuestros receptores. No me gusta, pero si me obligas te los ordeno así:

1.SOL (luz),
2.Nutrición
3.Deporte.

Está claro que sin alimento uno no vive pero no debería de ser una herramienta para la salud como se ha convertido hoy día, sino algo natural que emana salud. El deporte bien hecho son todo beneficios, pero pongo la luz como principal fuente a la hora de optimizar las mitocondrias, tanto directa como indirectamente. Directamente la luz tiene una incidencia tremenda en un montón de receptores como las opsinas que tenemos en la retina, la piel, o las recién descubiertas melanopsinas del tejido graso… si, receptores de luz en la grasa… también la síntesis de vitamina D, la sulfatación del colesterol, la estimulación del citocromo IV mitocondrial, o la estimulación del agua corporal, que absorbe infrarojos para pasar a un estado de “mayor energía” o a formar una estructura del agua similar a la de una batería (EZ WATER). Además, indirectamente, mediante estos receptores, especialmente los oculares, pero también los periféricos, se gobiernan muchos procesos fisiológicos, sobre todo a través de la melatonina:

La melatonina está involucrada en regular el gasto energético, potenciar la acción central y periférica de la insulina, regular la glucemia y la lipidemia, sincroniza la síntesis, secreción y la acción de la insulina, regula el metabolismo hepático…

La melatonina la regula el sol y la noche y es nada más y nada menos que la hormona que rige el correcto funcionamiento mitocondrial, de ahí que interfiera en todas estas funciones. Es la directora de la orquesta de esta sinfonía de la que forman parte todas las mitocondrias, para entenderlo de alguna manera. Para optimizar las mitocondrias a diario, creo que la luz natural es la clave. Exponerse al sol al amanecer es una especie de reseteo circadiano y procurar no exponerse a la luz al anochecer sería lo complementario, la oscuridad. De esta forma los niveles de melatonina y su función se optimizarían mejorando la función mitocondrial. Literariamente siempre he dicho que la melatonina es la hormona que conecta a las mitocondrias con el sol. Las mitocondrias necesitan al sol, son hijas del sol. Si no gestionas bien una molécula tan importante, tan vital, tan crucial como la melatonina y vives en continuas arritmias circadianas, bañado constantemente por luz azul artificial (principal destructor de melatonina), los efectos sobre la salud van a llegar antes o después, acabarás con la pastilla de Noctamid en la mesilla, o de suplemento de melatonina exógena… Pero insisto, al ser un proceso lento y de “poca relevancia social”, no nos lo tomamos en serio. Todos sabemos que fumar es malo, vemos el humo, ese olor asqueroso y en una espectrografía de masas saldrían todos los componentes tóxicos del cigarrillo, que conocemos, tienen nombre y apellido y que podríamos analizar, describir y escribir, pero 1 cigarro no te va a matar. Ahora bien, 20 por paquete x 365 días/año x 35años= 255500 cigarrillos que son los que te van a matar. La mala gestión de la luz es similar. No te mata en un día y además no huele, no echa humos, ni duele y cuando la analizamos, es sólo luz, ¿qué tontería no?, ya está. Simplemente con ver la apabullante importancia que tiene directa e indirectamente en tantos procesos fisiológicos (no me canso de compartir evidencia en tuiter)… alterar su ritmo natural creo que no es una buena estrategia. Hace poco compartí un estudio americano de la mayor incidencia de cáncer de mama en mujeres expuestas a la luz artificial durante la noche que curiosamente casaba con otro estudio sueco en la misma línea.

Lo que probablemente estés pensando al leer esto, es que es un tema de ojos, y que unas buenas blue blockers pueden ayudar. Pues seguramente, pero no solo son los ojos. La luz azul debido a su alta energía frente a otros colores, tiene una capacidad de penetración en la piel de unos 3 ó 4 centímetros si no me equivoco y te aseguro que puede actuar sobre receptores dérmicos o al menos sobre las recién descubiertas melanopsinas del tejido adiposo. En teoría, cuando se hace de noche, si vamos a estar expuestos en casa a luz artificial, a parte de las blue blockers, deberíamos cubrir toda nuestra piel para no confundir a nuestro cuerpo y que reciba una información lumínica de que son las 4 de la tarde cuando en realidad son las 22h alterando totalmente los importantes ritmos circadianos. Esto es rizar el rizo, lo sé, es para volverse locos…pero creo que hay evidencia suficiente acerca de cómo la mala gestión de la luz y los ritmos circadianos están relacionados con la enfermedad y el cáncer…

En resumen, el tabaco produce cáncer, la luz artificial también. Uno tiene mala prensa, la otra la adoramos por la gran comodidad y placeres que nos aporta… cuando alguien que fuma le diagnostican con cáncer de pulmón no es difícil encontrar la causa. Cuando a una mujer le diagnostican un cáncer de mama o a un hombre uno de próstata, nadie piensa en la luz. Parecería de broma… (LINK) (LINK) y es que “hay poca evidencia” dirían algunos y viviremos esperándola…

Parezco un loco catastrofista pero creo que el daño que ha hecho la luz artificial en este sentido a la humanidad y del que todavía no somos muy conscientes es brutal y difícil de estudiar y definir. También compartí un curioso artículo sobre el daño que ha hecho la contaminación lumínica a la fauna y flora afectada por la luz de las ciudades… tremendo, pero a nosotros parece que nada nos afecte…

El ámbito de la salud y la nutrición, generalmente sólo se centran en los alimentos, el ejercicio y rara vez en la luz. Todo el sistema sanitario ha girado en torno a los hábitos alimenticios, que no está mal pero hay mucho más. Lo que pasa que tardará 50 años en llegar, si es que llega.

Para empezar, no es poco recuperar el sol (la luz natural) y procurar que el impacto de la luz artificial por la noche sea reducido.

 

19) Pedro: Opinión sobre la exposición al sol y las cremas protectoras.

Esto da para otro blog. Creo que hay gran material escrito por gente detrás de las cuentas de muscleblog o fitnesrevolucionario al respecto si no recuerdo mal. No tengo mucho más que aportar en este sentido.

En mi cuenta de tuiter he comentado en varias ocasiones mi punto de vista. El sol no es malo, ¿cómo iba a serlo si nos ha dado la vida?. Más bien lo contrario. El error, como siempre, es hacer un mal uso del mismo, como por ejemplo pasarse 11 meses del año metido en una oficina tapados hasta el cuello, para luego en pleno Agosto exponerse de golpe durante dos semanas al sol más potente del año.

Creo que la piel tiene que exponerse a lo largo del año, la intensidad solar, que va in crescendo desde la primavera, ahí empezamos a coger tono, a aumentar la melanina que protege nuestra piel. Si lo hacemos de esta forma, cuando llega el verano, la época de mayor índice UV, estamos preparados. Pero ojo. No se trata de tomar el sol a todas horas y cuanto más mejor. Así nos vamos a quemar. También existen las sombras en la intemperie bañadas de reflejos de luz natural indirecta. Esto es igual que el ejercicio, cuanto más mejor, puede ser contraproducente. Ahí entran en juego varios factores. Uno sería el fototipo de cada uno, que no varía y en cuanto a los factores variables que serían la intensidad solar a la hora y lugar de la exposición y el tiempo. Hay que tener cabeza. Yo mismo en agosto, que ya tengo un bronceado considerable, y aunque no utilizo cremas, si voy a estar en la playa jugando con mis hijos más de 6 horas, procuro utilizar camiseta y una gorra pero hay que tener en cuenta que mi piel a esas alturas está muy morena. Ojo, insisto que el sol en verano puede ser muy peligroso en función de tu fototipo y de las horas de exposición. No te pases de listo porque lo dice un tal mitokondriac… hazlo bien.

Que una persona se pase 8 horas en la playa en pleno verano no es bueno. Esto me lo dice el sentido común y mucho menos un niño, un anciano o un fantasma sin melanina. Lo que pasa que la playa es muy divertida y nos encanta. El sol es bueno, pero insisto, la sombra también, siempre y cuando esté iluminada por el reflejo de la luz natural y no por unas bombillas de artificiales. Recuerda que la unidad de quemados existe…

En cuanto a las gafas de sol es exactamente igual. Me parecen un error utilizarlas, salvo casos excepcionales, extremos… estás bloqueando toda la luz natural con toda la información que tus retinas van a obtener de la misma, para darles un mensaje equivocado a todos los procesos fisiológicos que dependen del circadianismo. El cuerpo humano y el de todos los seres vivos tiene la capacidad de discernir a qué hora del día se encuentra y en que estación del año. Esto lo hace gracias a la luz natural. Es algo aprendido durante millones de años de días y de noches. Si le modificas este dato con unas gafas super mega fashión, bien pero le estás liando, y eso nunca es bueno. Además la información que reciben nuestros ojos, favorecen la pigmentación en caso percibir mucho sol, y con las gafas bloqueamos este mensaje y sería más fácil que nos quememos. Exponerse al sol desde la mañana, también prepara al cuerpo para el intenso los del mediodía…
Otra cosa que es importante de aclarar es que siempre hablo de las bondades del sol, uno puede pensar que hay que exponerse todo lo posible, aprovechar al máximo y estar de 8 de la mañana a 8 de la noche expuesto… error. Por ejemplo, los primeros días de sol fuerte de la primavera no son para tirarse 3 horas a pecho descubierto al mediodía…

Muchas veces cuando me refiero al sol a lo que me refiero es a la luz natural. Exponerse al sol directamente es bueno (salvo contraindicación o patología) y debería hacerse todos los días posibles en su correcta medida cada uno, pero lo que es aun mejor es estar en la calle, en la naturaleza donde la luz del sol lo ilumina todo y es bien recibida por tus ojos y tu piel, por tuus receptores lumínicos que van a devolverte a los ritmos naturales. La clave es hacer esto lo máximo posible, porque no es fácil escapar de las obligaciones delante de la pantalla del ordenador o detrás de un mostrados iluminado por baratos LEDs disruptores con ritmos antinaturales, anticircadianos.

Cada uno debe establecer su relación con el sol, conocerse a uno mismo y de esa forma obtener lo mejor pero siempre con cabeza.

20) Calorías Vacias: ¿La concentración de deuterio varía según la estación y la exposición solar? Hay más deuterio en la grasa o el musculo?

Sabía que me preguntarías por el deuterio, jeje. La distribución de Deuterio es variable y curiosamente hay más en los trópicos y disminuye hacia los polos. También hay una mayor concentración en el agua dulce cercana a la costa que en el interior o en los glaciares.

Porcentaje de deuterio en las precipitaciones

La grasa debe de tener menos que el músculo, la grasa es el tejido que menos tiende a acumular. Hay más en fluidos como la sangre o la saliva, o en tejidos estructurales, ya que no interfieren en el proceso energético. El tejido muscular, al ser en gran medida proteico en su composición, sospecho que los aminoácidos que forman las estructuras, tendrán una mayor concentración que la grasa, que más bien será usada de combustible. Lo mismo ocurre curiosamente en el mundo vegetal, Los cloroplastos, mitocondrias y grasas, las zonas más verdes digamos, contienen menos deuterio que otras estructuras.

He leído y sospecho que la exposición solar ayuda con los mecanismos de depleción de deuterio corporales pero es muy pronto para justificar frases así, probablemente lo diga porque quiero pensar que es así…

Al adjuntar la imagen, se ve como pirineos y Alpes, al estar más altos (glaciares) la cantidad es inferior. Esto me ha dado una idea para buscar una agua mineral más baja en deuterio… pirineos!
Me gustaba el agua de Lanjarón por la altura, pero cuando vi que pertenecía a Danone me echo para atrás. Mi objetivo; buscar una empresa de aguas del pirineo pequeña, de grandes alturas y de carácter familiar, por si a alguien se le ocurre…

 

21) Gala: ¿café sí o no? y cómo concilias lo que dices con la vida laboral y social (a mí me parece difícil…)

Todo el mundo de la nutrición adora y está a favor del café que es la repera como antioxidante y quemagrasa y todo lo que quieran… no es mi intención llevarles la contraria, porque además es verdad seguro, he leído varios estudios interesantes, incluso debe de tener beneficios mitocondriales. Sin embargo, hay una parte de esta droga, la cafeína que no me acaba de convencer y es esa, que es una droga estimulante y que como todas las drogas genera dependencia y cuando no la tienes, tus niveles de energía y lucidez mental no son los mismos y la necesitas. Conozco lo que es porque he sido adicto, y no adicto porque tomase muchos, ya que solo tomaba uno o dos al día sino adicto porque si no me tomaba el café por la mañana no funcionaba y esto creo que le pasa a mucha gente hoy día, probablemente a la mayoría.

Además el café creo que lo utilizamos como droga para suplir esa carencia de dopamina que tiene esta sociedad en general, por el ritmo de vida artificial y obligada que llevamos donde los circuitos dopaminérgicos de recompensa están totalmente alterados, desgastados. Muchas personas dependen de un estímulo como este para poder afrontar el triste estilo de vida rutinario que llevan y siempre digo lo mismo, no existen las drogas sino los drogadictos.

Me costó dejar el café, no fue fácil pero ya no lo necesito por las mañanas, y no noto que tenga menos energía como cuando consumía y no lo tomaba. Los países nórdicos curiosamente sin ser productores, son los principales consumidores de café a nivel mundial (Finlandia, Suecia, Canadá…), porque además de esto que comento, hay que sumarles la ausencia de sol, asociado directamente con los circuitos de la serotonina y la dopamina…

Con el café, consiguen amortiguar y afrontar esos tristes, largos y duros inviernos sin luz, tan duros y de tanto efecto sobre el estado de ánimo a estas latitudes, que muy fácilmente llegan a tomar 5 ó 6 cafés al día de media para suplir estas carencias. Totalmente adictos.

Ahora bien, tampoco me parece que sea un tema muy grave si tomar café o no. Al que le guste que lo disfrute, que también tiene sus beneficios y está muy bueno. Yo me lo quité y estoy feliz. Creo que un famoso “biohacker” está aun más feliz que yo, que creo todo un emporio económico defendiendo los beneficios del café… vamos, de una droga suave y que engancha… fórmula perfecta para triunfar.

En cuanto a cómo concilio lo que digo con la vida social, pues hago lo que puedo, más o menos ya lo he explicado aquí y en tuiter. Trabajo, pero en cuanto lo dejo: deporte, naturaleza, sol, surf, monte, picnic, playa…escapo de la ciudad. En verano me instalo en la costa. Hago lo que puedo.

Por las mañanas procuro saludar al sol, “mirarlo” un rato… y por las noches blue blockers, luz tenue y a ver si me desengancho del ordenador… que es mi objetivo. Lo que más me va a costar es huir de las ondas de los móviles, los repetidores y el 5G con el que nos van a bañar a todos las mitocondrias.
Gracias Gala.

 

22) Vale Ya vamos terminando, ¿alguna otra cosa que quieras añadir y que no se haya tratado en las preguntas anteriores?

Si. Que soy consciente de todos los errores que hay en este texto. Que no me dedico a ello, que sólo me gusta el tema y me gusta aprender, por eso seguiré leyendo y estudiando y jamás me olvidaré de que no sabemos nada…

Que realmente aunque me he extendido mogollón, no he profundizado en ninguna de mis respuestas, y esto es la mejor forma de no dejar nada claro. Me he dejado un montón de cosas en el teclado pese a la chapa. Espero no haberte aburrido, ni haberme aprovechado de los megas de tu blog para escribir el mío, jeje.

Darte las gracias por todo, por tu cuenta y por la entrevista. Hace un año que llegue a esto de tuiter sin saber ni como se usaba ni para qué servía. Creo que sigo sin saberlo aunque he de confesar que lo que más me ha gustado ha sido el lado humano, aunque virtual, que he encontrado por aquí.

Lo que menos, el ambiente ese que se hace llamar haters, la falta de respeto, ese ambiente inquisitorio de quemabrujas, que por cierto, podrán rascar mucho, pero que mucho en esta entrevista llena de intuición y poca razón. Tampoco me hace gracia ese ansia de me gustas y seguidores a cualquier precio, en el que he acabado cayendo, me avergüenzo. Ahora me da igual. Ni me gusta esa gente chivata y envidiosa pero que al igual que en tuiter siempre han existido en la vida real, lo que pasa que ahora el no conocer a las personas y no tratar directamente con ellas abre un campo de batalla donde después de tirar la piedra, ya no hace falta ni esconder la mano porque no les puedes atizar una buena h_____. Me gustaría ver a estos valientes insultando de esa manera a la cara… patético.

Creo que esos corazoncitos rojos tan adictivos a los que reconozco me he enganchado, son una forma más de segregar dopamina y sentirse bien…pero cada vez me planteo más el hacer lo mismo que hice con el café y huir de este virtual ruido para seguir mi senda…

Mi cuenta la inicié porque el anonimato me permitía soltar frases lapidarias relacionadas con el sol, la energía, el agua y me gustaba eso de poner una foto chula con frases tipo “Earthing, Grownding, la mejor manera de hacer fluir electrones hacia tus mitocondrias. No te aísles de la tierra, libera cargas…”

Así me quedaba a gusto porque no tenía que decir nada más, ya que me seguían 3 colgaos, a los que tengo mucha estima por ser los primeros, aunque ni se quienes son…pero luego me fuiste liando, especialmente tú, jaja.

Yo no tengo ningún tipo de interés para utilizar tuiter, lo hago por diversión y quizá por esto sigo siendo anónimo. No necesito que nadie sepa quién soy y me gusta así, me da igual.
En un principio, las cosas que decía no eran muy entendibles, la verdad, y algunos me pedían que escribiese un blog para explicarme mejor, así que aquí está el miniblog, en forma de entrevista por el gran DaniScience.

En realidad la culpa de que me siga “mucha” gente hoy día es tuya, ya te dije que eras como mi padrino de twitter, jeje. Junto con la tuya, hay 9 ó 10 cuentas que me encantan, otras 10 que me gustan mucho…ah y 10 que odio,,, SI, SOY UN HATER

Gracias Dani.
MitoHacker.


Te dejo algo de bibliografía desordenada por si a alguien le interesa. Tengo mucha más pero por no buscar y por no marear… Eso sí, le he pegado un buen golpe a la normativa Vancouver…

Evolución:
Reloj pancreático: https://www.nature.com/articles/nature09253
Relación hidratos-yodo-evolución: https://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S0306987704001690+ç

SOL :
Cardiovascular: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26766556
Cardiovascular: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28803689
Colesterol: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8935479
Colesterol sulfatado, EZ wáter: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4456713/
Sol, noche, colesterol: http://www.mdpi.com/1099-4300/14/12/2492/htm

AGUA INFRARROJOS:
EZ Water: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2680624/
Cambios celulares IR: https://www.nature.com/articles/ncomms1742
Energía mitochondrial: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4355185/
Viscosidad agua ATP: https://www.nature.com/articles/srep12029

EJERCICIO MITOCONDRIAS:
HIIT: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5482849/
HIIT: http://www.cell.com/cell-metabolism/fulltext/S1550-4131(17)30099-2

DEUTERIO:
ATP sintetasa: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1808445/
Cancer; https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4733494/ y https://www.researchgate.net/publication/280941560_Anti-Cancer_Properties_of_Metformin_via_Mitochondrial_Deuterium_Depletion
Cold thermogenesis: hay millones…https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/2233284
Luz, cáncer mama: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3002207/+
Luz cáncer: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5454613/
Melatonina: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4233441/
Trabajo nocturno: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4401866/