Tengo ganas de desmentir alguna cosa absurda :) Veamos… ¿Qué diantres se pretende conseguir tomando unos BCAA en ayunas? Reflexionamos sobre ello en este artículo, ¡dale a leer más!

El mito de los BCAA en ayunas

Este mito de ingerir BCAA en ayunas lo leí por primera vez junto a la guía del ayuno intermitente de Martin Berkhan, si no conoceis dicho blog “Leangains” os lo recomiendo, ahora está bastante abandonado pero en su día era toda una referencia. La verdad es que es bastante curioso que cuando uno deja de postear un par de semanas, se olvidan de él :S

El caso es que el amigo Martin cita un estudio por el cual se afirma que aumenta la síntesis proteica al tomar BCAA en ayunas, el estudio concreto es este:

Timing protein intake increases energy expenditure 24h after resistance training (os recuerdo que resistance significa entrenamiento con pesas, no “resistencia” de salir a correr).

Posible explicación

O sea que según ese estudio el gasto calórico basal asciende cuando tomamos proteínas antes del entrenamiento, y no pasa lo mismo si tomamos sólamente carbohidratos.

En primer lugar el estudio habla de PROTEÍNAS completas, no se por qué Martin deduce que se pueden sustituir por BCAA. Por otra parte, sospecho que la razón de que BCAA sueltos aumenten la síntesis proteica es porque aún circulan en sangre aminoácidos de las proteínas ingeridas de la noche anterior, y estos BCAA estimulen su síntesis. O sea que en cualquier caso hemos de haber tomado proteínas muy tarde en la noche si hacemos cardio en ayunas por la mañana y queremos tomar BCAA como algo positivo.

Resultados subjetivos

Por otra parte, subjetivamente he de decir que no he notado diferencias respecto a tomar BCAA en ayunas o tomarlos post-entreno. Yo creo firmemente que la nutrición post-entreno es más esencial que pre-entreno como quizá sabéis.

Los BCAA son muy caros, y aunque a mí me gustan mucho (más que las proteínas en polvo), considero que para estos efectos es mejor no gastarlos, sino incluirlos más tarde en el día, o post-entreno, creo que cumplen mejor su función como síntesis proteica y como un enriquecimiento del aminograma de tus proteínas habituales (sean de comida o en polvo).

Creo que se puede entrenar en ayunas perfectamente, o si quieres ingerir algo que sea proteína completa y/o grasas óptimas (no omega6), y si es pre-entreno lo ideal es que sean de fácil digestión. Por ejemplo Yogur Griego Natural del que ya hablamos, o paté de hígado de cerdo, o una lata de sardinas o de atún, o huevos. Algo que no sea duro de digerir, ya que luego vamos a entrenar y no queremos mareos ni malestar.


Nada más, espero que os haya gustado este artículo, y como dice Vicente Fuentes: ¡salud y suerte! ¡adios!