Anexo práctico tras el artículo de los beneficios del ayuno intermitente. He creído conveniente separarlo para no tenerlo todo mezclado y que así sea más accesible. ¡Pincha en leer más para continuar!

¿QUÉ FORMA DE AYUNO INTERMITENTE ES MEJOR?

El ayuno intermitente se distingue de la alimentación “normal” (o lo que los contemporáneos entendemos como normal), en que pasamos un mayor tiempo sin comer. ¿Pero cuánto tiempo es el mejor tiempo? Bueno, no hay una cifra mágica. El gurú Martin Berkhan sigue el protocolo 16/8 y le va bien. Bajo mi punto de vista podemos llegar hasta un 20/4 o incluso 21/3 lo cual nos traerá aún más beneficio para la pérdida de grasa, quizá no tanto para aumentar volumen muscular. Así que en resumen, yo haría un 16/8 o 18/6 para volumen, y un 20/4 o 21/3 para pérdida de grasa extrema. Pero cualquiera de ellas puede funcionarte, es cuestión de que vayas probando y aún más importante que encajen en tu estilo de vida, horarios y preferencias ya que lo más importante en una dieta es la fidelidad a la misma.

 

¿QUÉ DEBO COMER?

Debes entender que el ayuno intermitente no es una dieta en sí mismo, sino una norma de alimentación. “Ahora puedes comer, ahora no puedes comer”. Por lo tanto puedes seguir una dieta alta en carbohidratos y baja en grasas, o viceversa, o muy alta en proteínas, puede ser paleo o no ser paleo, puede ser PSMF o no ser PSMF, en fin que a cualquier dieta que conozcas puede añadírsele la norma del ayuno intermitente.

 

¿QUÉ PUEDO COMER O BEBER DURANTE EL AYUNO?

En el Ramadán no se puede comer ni beber nada ni siquiera agua durante el ayuno. Nosotros somos más flexibles y te dejamos beber agua… jeje. Ahora en serio, durante el ayuno no se puede comer nada (OBVIO), y solo puedes beber agua. También puedes beber té, o café sin azúcar.

 

¿SEGURO QUE NO VOY A CATABOLIZAR?

Seguro.

¿SEGURO QUE NO ME VOY A MAREAR, MORIR DE HAMBRE, SE ME DERRETIRÁ EL CEREBRO?

No, no y no. Cuando lo pruebes te sorprenderás que tienes menos hambre que comiendo muchas veces diarias.

 

¿CÓMO EMPIEZO CON EL AYUNO INTERMITENTE?

Seguro que ahora que has leído sobre los beneficios del ayuno intermitente, te han dado ganas de probarlo. ¿Puedo empezar a lo bruto? ¿Qué hago? Bien, una pequeña hoja de ruta sería la siguiente:

– Semana 1: Elimina todo alimento en una ventana de 4h antes de irte a dormir. La cena ha de ser rica en proteínas e hidratos de carbono. El desayuno ha de ser rico en proteínas y grasas. Tu ventana de alimentación es de aproximadamente 12h.
– Semanas 2-3: Elimina el desayuno. Toma algo rico en hidratos de carbono como almuerzo/tentempié a media mañana, por ejemplo un bocadillo. Tu ventana de alimentación es de aproximadamente 9h.
– Semana 4 en adelante: Elimina ahora otra comida del extremo, es decir o el almuerzo o la cena. Ahora deberían quedarte 2-3 comidas diarias (tú eliges) y con una ventana de alimentación de unas 3-6h. Al menos en 2 de ellas comerás hidratos de carbono.
– Semana 6 en adelante (opcional): para maximizar la pérdida de grasa, puedes limitar los hidratos de carbono a una única comida, preferentemente el post-entreno, y en las otras dos comidas solo comerás proteína y grasa.

 

¿HASTA CUANDO DEBO HACER AYUNO INTERMITENTE?

Hasta que te canses, puede ser toda la vida, o puede ser sólo 1 mes. La ventaja es que es un sistema nada esclavo y que puedes entrar o salir del mismo cuando quieras, sin perjuicio alguno.

 

CONTINÚA LEYENDO:

Esta ha sido la 2ª parte del ayuno intermitente. Ahora continúa con la 3ª y última entrega (de momento): Eligiendo los mejores horarios de ayuno intermitente.