¡Hola! Hago este pequeño añadido a los artículos sobre vitamina D que he tratado en el blog, en los que menciono que tomar el sol es indiscutiblemente la mejor fuente de esta vitamina/hormona tan imprescindible para nosotros. Descubramos las particularidades de tomar el sol en unos pequeños puntos.

¡¡Ah!! Llega la primavera y con ella una mayor luminosidad, poco a poco podemos ir sacando la manga corta y, aunque haga algo de fresco, sentir esa sutil pero inequívoca sensación de gustito que nos dan los rayos de sol en nuestro ser y que nos dicen que mover el culo y salir de casa a tomar el fresco es lo más sano que hay.

tomar el sol
Gatito feliz al sol

– ¿Por qué es sano que nos dé el sol?

Aparte de ser la forma más natural de sintetizar vitamina D, que se transforma en una hormona de vital importancia, la luminosidad influye en muchas otras facetas de nuestra vida. Afecta a los ritmos circadianos y a nuestros niveles de energía y de bienestar, buen humor, etc.

– ¿Cuánto sol debo tomar al día?

Lo recomendable es que pases unos 15 minutos al día recibiendo luz solar directa (poca ropa, y no a través de una ventana, parasol, etc).

Es realmente poco, pero mucha gente entre la casa, el trabajo, el coche, el gimnasio, los bares, etc. se pasan todo el día entre paredes y no les da el sol más que medio minuto en lo que van a coger el coche. Y todo esto con todo el cuerpo cubierto de ropa. Por eso es conveniente ir destapándonos, lo cual además nos sirve como “frioterapia” que también tiene muchos beneficios, y de lo que hablaré en el futuro.

Algunos consejos importantes:

  • La síntesis de vitamina D se produce a lo largo de todo el año, no sólo en verano. En invierno también existe el sol, aunque la intensidad sea menor.
  • Asegúrate de exponer cuanta más cantidad de piel mejor. Sabemos que puede ser complicado, pero por ejemplo puedes usar pantalones cortos, camisas sin mangas, siempre que nuestra vida diaria o trabajo nos lo permita.
  • Es fácil sacar 15 minutos diarios para nosotros mismos, podemos aprovechar cualquier desplazamiento, en lugar de ir en coche vayamos a pié, vayamos a pasear con nuestra familia, pareja, amigos… adquiramos una mascota y paseémosla, etc.
  • Tomar el sol tumbado hace que recibamos mucha más radiación solar que si estamos de pié, es decir nos beneficiaría más tumbarnos. Una alternativa es estar sentado con las piernas estiradas lo más horizontales posible.
  • Dato curioso: exponer nuestros genitales a la luz solar aumenta la testosterona en un 200% (a ingeniárselas para que nadie nos vea, jeje). Lo ideal sería tener una casita propia con jardín cerrado, pero claro no todos podemos gozar de ello.
  • Las cabinas de bronceado sirven como sustituto, aunque viviendo en un país tan soleado ya es delito gastar dinero en estas cosas. Aún así son una opción.
  • Usar protector solar impide la activación de nuestros VDR (para saber más sobre qué son los VDR, echa un vistazo al artículo: Suplementos de vitamina D, posible peligrosidad).
  • El cristal también actúa como pantalla anti-activación VDR, es decir no podemos tomar el sol desde casa o trabajo aunque nos esté dando la luz a través de la ventana y sintamos el calor.
  • Lo importante para evitar alteraciones en nuestra piel y posible desarrollo de cáncer es evitar que nuestra piel se queme por una prolongada exposición a un sol intenso. Si vamos a estar un largo periodo de tiempo bajo un sol intenso (horas centrales del día en verano), podemos optar por aplicar protector solar al cabo de 15 minutos de exposición, así logramos los beneficios sin arriesgar nuestra piel.
  • La vitamina D se acumula en el cuerpo durante varios meses, aunque aproximadamente se reduce a la mitad tras 1 mes. Sería interesante pues tomar suficientemente el sol en los últimos momentos del verano y el otoño, para así rellenar nuestras reservas de cara al invierno, en caso de que no queramos tomar el sol en invierno.