¿Es mejor comer 3 veces o 6 veces al día? ¿Debo comer el mismo número de veces en volumen, definición o mantenimiento? ¿Se queman más calorías si reparto mi comida diaria entre más ingestas? Podemos leer muchas teorías en internet y cada persona tiene sus propias ideas. Hoy os daré la respuesta real a todos estos interrogantes.


En primer lugar quiero hacer una reflexión. ¿Qué entendemos por comida o ingesta? La realidad es que cualquier alimento que entre en el estómago ha de ser procesado, por mínimo que sea. Pondré como ejemplo las galletas, aunque no sean el alimento más apropiado de la Tierra… Si yo me como 20 galletas a las 17:59 para merendar, eso es una comida hasta ahí de acuerdo. ¿Pero qué pasa si me como 5 galletas a las 17:30, otras 5 a las 17:37, otras 5 a las 17:48 y otras 5 a las 17:59? ¿He hecho 4 comidas distintas? ¿Sí, no? ¿Crees que va a cambiar algo respecto a comerse las 20 galletas de una sentada? ¿Cuál es el límite de tiempo entre cada deglución para que consideremos que son comidas distintas?

Ahora nos resultará más sencillo comprender por qué es un sinsentido lo que dicen de que hacer más comidas diarias equivale a quemar más grasa, porque según su argumento en cada comida se queman “X” calorías. Porque de ser eso cierto, lo dicho nos comeríamos una galleta (o una manzana) cada 5 minutos y así en cada comida quemaremos una burrada, y nos gastamos 7000kcal diarias fácilmente y se nos marcarán los abdominales en una semana de esta peculiar dieta, ¿no? Por desgracia no es así. Evidentemente el gasto calórico de digerir 1 galleta no va a ser el mismo que el de digerir 20 galletas de manera que dá igual como las repartas durante el día, que vas a lograr el mismo resultado.

Bien dejado eso claro ahora me gustaría decir que el número de comidas diarias sí tiene algunas consecuencias sobre nuestra dieta:

  • Comer da hambre, aunque parezca anti-intuitivo, cuando hacemos una comida, a las 3-4 horas tenemos hambre de nuevo, cosa que durante el ayuno no sucede. Esto pasa sobretodo cuando ingerimos hidratos de carbono, y más si son de alto índice glucémico aunque también pasa con bajo índice glucémico.
  • Estar un tiempo prolongado sin comer (más de 6 horas) quita el hambre y hace menos probable que comamos entre horas o nos saltemos la dieta.
  • Si hacemos más comidas diarias, comeremos menos en cada una de ellas porque estamos llenos de las comidas anteriores, pero el cómputo total diario será mayor.

De estos 3 puntos podemos sacar una conclusión muy clara, y es que si pretendemos comer mucho y aumentar nuestro volumen muscular nos vendrá bien hacer mayor número de comidas diarias, mientras que si lo que buscamos es definir o perder peso nos ayudará reducir el número de comidas diarias y aglutinarlas en un espacio de tiempo, lo que se conoce como ayuno intermitente del que hablaré en mi siguiente entrada. Esta es la idea más importante de este artículo, que si consideras que te cuesta comer para alcanzar tus calorías, incrementes el número de comidas, y si por el contrario pasas hambre o te cuesta comer poco, reduzcas las comidas diarias.

Me gustaría finalizar diciendo que el número de comidas diarias ideal no existe, y que dependerá de las necesidades energéticas y objetivos de cada individuo así como de su sistema hormonal y de cómo de bien lleva la adherencia a su dieta.