La mayoría de personas experimentan una ligera subida de peso durante el otoño y el invierno. ¿Pero por qué engordamos en estas épocas del año? Explicaremos brevemente 3 factores determinantes en estas líneas:

1. Temperatura

La bajada de las temperaturas eleva nuestro apetito, ciertamente a casi cualquier conocido que le preguntéis os dirá que en los meses de verano tiene menos hambre. Siempre hay excepciones claro, quizá algunas personas al tener más tiempo libre se aburren y comen más en verano pero no es lo más común.

La exposición al frío gasta energía es decir nuestro cuerpo debe producir energía en forma de calor. Esto tiene como respuesta un aumento del hambre, que no controlaremos si somos personas que nunca hemos seguido una dieta ordenada, si tenemos tendencia a engordar o si simplemente somos glotones, nos dejaremos llevar por ese aumento de hambre incluso sobrecompensando el mayor gasto energético del frío invernal. Algo idéntico pasa con el ejercicio aeróbico por eso hay personas que cada vez hacen más ejercicio pero nunca adelgazan o parece que da igual si hacen ejercicio que si no lo hacen, pues con el frío sucede lo mismo.

De manera paralela, la mente nos incita a ser más perezosos, no queremos salir tanto, no tenemos ganas de hacer ejercicio ni ser tan vitales como en los meses estivales, además de todo esto encendemos la calefacción o nos abrigamos a la mínima que sentimos algo de frescor en los brazos. ¡Error! Os animo un año más a practicar la frioterapia :)

 

2. Luminosidad

Según las teorías de alimentación estacional, divulgadas entre otros por Mitohacker, deberíamos tener un mayor aporte de carbohidratos durante los meses más luminosos y una transición a las grasas en los meses más oscuros. La razón principal es que de forma natural durante los meses calurosos hay mayor presencia de frutas y verduras, y la misma luminosidad solar hace que nuestra sensibilidad a la insulina sea mayor. No sé si esto es cierto porque no he hecho pruebas comparativas, ni tampoco entiendo del todo la diferencia entre comer en verano e invierno si lo hacemos encerrados en 4 paredes (casi nadie come al aire libre de manera habitual).

Pero quién sabe puede haber algo de verdad en todo esto, y claro como la mayoría de la gente abusa de los carbohidratos a lo largo de todo el año, podría explicar la mayor acumulación como tejido adiposo durante estas épocas del año.

 

3. Sociedad

Volvemos a la rutina, y como es Septiembre y le decimos adiós a la playa, “ya no importa marcar los abdominales”, y el descuido por nuestra salúd es total en estos meses, hasta que llegue el próximo Enero y los propósitos de año nuevo que hace todo el mundo. (no sin antes pasar por las maravillosas comilonas de navidad, la cual empieza cada vez antes). Los turrones ya están disponibles en Mercadona para el que quiera (¡¡no!!).


Resumen: Te mueves menos y comes más, esto se hace por instinto pero en nuestro mundo contemporáneo es nefasto. Do not eat for winter, no necesitas más reservas de grasa.


 

Soluciones:

  • Ser consciente de estos fenómenos, demostrados por la ciencia.
  • Decidir si nos queremos exponer más/menos al frío pero no sobrecompensar ello con más comida.
  • Aumentar las horas de ayuno diario, cenar más pronto y desayunar más tarde (el desayuno es la primera comida del día: tu desayuno puede ser por ejemplo a las 15:00 , o a las 18:00, o a las 13:00 cuando quieras).
  • Reducir hidratos de carbono sustituyéndolos por grasas (paleo o alguna variante de dieta cetogénica) y vigilando las cantidades de comida (calorías) ingeridas.
  • Aprovechar al máximo los rayos de sol que aún quedan.
  • Combatir la pereza haciendo las cosas paso por paso. Podemos recurrir a una agenda para planificar racionalmente todas las tareas que debemos hacer.

 

Bueno espero haberos dado unas pistas de por que engordamos en estas fechas, y que os sirvan al menos para estar “alerta” y ganar el mínimo peso posible. Aunque considero que es perfectamente aceptable e incluso saludable ganar un par de kilitos si hemos llegado a niveles muy bajos de grasa durante el verano, para salir de esos niveles de estrés al que está sometido el cuerpo en una definición extrema. Pero a ver una cosa es subir 3-4kg y otra subir 15….

Por suerte o por desgracia la mayoría de los lectores no tendrán este problema y no tienen ninguna necesidad de ganar kilos extra durante los meses más fríos del año.


En ocasiones nos topamos con una página que nos gusta mucho, y sin embargo cerramos la ventana y no volvemos a saber nada de ella. Si te ha gustado esta lectura y quieres leer más cosas interesantes en el futuro, suscríbete, añádeme en Twitter, o simplemente añade esta página a los marcadores de tu navegador para no olvidarte de mí. ¡Gracias!

Leer más:

La depresión de otoño
This is why you gain more fat in September
Why are you more tired when season changes
Don’t eat for winter (Facebook)

Ideas de regalos en Amazon

No olvidéis consultar mi lista de productos recomendados en Amazon, ¡guardad en favoritos y compartid con vuestros amigos!