Inauguro una nueva sección, la de las reflexiones. En esta ocasión hablaré sobre lo curioso de nuestra percepción, y es que parece que somos negativos por naturaleza, solo notamos los cambios a peor y nunca los cambios a mejor…


 

¿Y esto por qué es así? Pues “yo que sé tio XDXD”.

El caso es que es importante darnos cuenta de que en una mayoría de veces, nos va mejor de lo que pensamos. Tanto en el mundo del ejercicio como fuera de él. Os pondré varios ejemplos:

  • Nos vemos grasivos o con poco músculo, pero nuestros amigos y familiares nos dicen que estamos mejor que nunca.
  • Perdemos la cabeza cuando en un entreno hemos bajado 5kg de fuerza respecto a la semana anterior pero no nos ponemos a pensar que levantamos 50kg más que hace 1 año.
  • Cuando nos lesionamos, enseguida lo notamos. Pero cuando la lesión se va, a veces ni nos damos cuenta, de repente un día caemos en la cuenta de que ya no nos duele.
  • Etc. etc. etc.

¿Y a dónde quiero llegar con todo esto? Pues a nada en concreto, es tan sólo una idea para que todos nos motivemos más y seamos más positivos y conscientes de a dónde hemos llegado.

Que a veces las cosas van un poco a peor pero que si la tónica general es creciente y positiva, es que estamos haciendo las cosas bien. Que si ganamos 1kg de grasa no es el fin del mundo si miramos fotos de hace 2 años y nos sobraban 20kg de manteca en la barriga.

Así que ya sabéis, no seáis tan duros con vosotros mismos y prestad atención a los cambios a mejor que se producen cada día en vuestra vida, porque están ahí y a veces no nos damos cuenta de ello! Un saludo!